Serie A

Debut sin gol de Cristiano en la sufrida victoria de la Juventus

Cristiano, en su primer partido con la Juve./AFP
Cristiano, en su primer partido con la Juve. / AFP

El portugués, que lo intentó durante todo el encuentro, acabó desesperado con su falta de acierto de cara a la portería contraria en un triunfo sobre la bocina de su equipo

JACOBO CASTROMadrid

 El primer gol de Cristiano Ronaldo en la Serie A tendrá que esperar. Y es que el luso debutó con la Juventus en la liga italiana pero, a pesar de tener numerosas ocasiones, no pudo batir la meta defendida por el veterano Stéfano Sorrentino. Sí que lograron hacerlo sus compañero, que con un gol de Federico Bernardeschi en el tiempo de prolongación consiguieron una importante victoria por 2-3 ante el Chievo Verona.

Una jugada en el minuto 45 de partido definió la primera parte del luso. Cristiano bajó a zona defensiva a pedir un balón, lo perdió y a punto estuvo de provocar una ocasión para el Chievo. Posteriormente la Juve salió a la contra, Douglas Costa la puso desde la izquierda, y Khedira le quitó un remate franco al portugués. Fue la última aparición del '7' en una primera parte en la que estuvo voluntarioso, intentado aparecer por muchas zonas y bajando a recibir, pero sin éxito en ataque. Y eso que el gol de Sami Khedira a los tres minutos parecía presagiar un encuentro plácido para la 'Vecchia Signora' en el que Cristiano podría estrenarse como goleador en la Serie A. Sin embargo, no iba ser tan fácil como se esperaba.

Hasta el minuto 18 tuvo que esperar 'CR7' para que le llegase un balón en condiciones a zona de remate, el cual acabó enviando fuera por poco. El paso del tiempo fue creando ansiedad en el luso, que acabó por desesperarse cuando Juan Cuadrado finalizó de forma inexplicable una contra que él había iniciado. A partir de esa jugada, Cristiano empezó su particular lucha contra el mundo, que coronó con un remate con la izquierda desde una posición muy complicada y un intento de chilena que no terminó de concretar. En su pelea personal estaba el portugués cuando, de repente, el Chievo Verona apareció en el partido y empató por medio de Marius Stepinsky. Ya no sólo Cristiano tenía problemas, su equipo también.

El descanso no sirvió para calmar el ansia del '7', pero al menos sirvió para que sus compañeros se diesen cuenta de que buscar al luso podría ayudar a desatascar un encuentro complicado. Al inicio de la segunda parte pareció que el equipo 'bianchoneri' se centraba en ponerle balones a Cristiano, que estuvo cerca de batir a Sorrentino con un disparo lejano. Sin embargo, la alegría en ataque se pagó en defensa, con un absurdo penalti de Joao Cancelo sobre Giaccherini que este último se encargó de transformar en el 2-1.

La entrada de Bernardeschi, clave

Fue ahí cuando Massimiliano Allegri sacó toda la artillería al terreno de juego: Mario Mandzukic y Bernardeschi saltaron al verde con el fin de remontar un encuentro que se había puesto cuesta arriba. La electricidad del segundo de ellos dio vida a la Juve, que empezó a encontrar a Cristiano en posiciones más ventajosas, pero entre la defensa, el portero y el propio desacierto del luso, el gol no terminaba por concretarse. Sí que llegó en un córner, en el que entre Bonucci y un defensa del Chievo acabaron poniendo el 2-2. Quedaban 15 minutos y se necesitaba un tanto. Los focos apuntaban al número siete de la Juve.

Sin embargo, fue precisamente Cristiano el que estuvo a punto de impedir la victoria de la 'Vecchia Signora'. Y es que al borde del minuto 90, una jugada por banda del equipo italiano terminó con el portugués rematando con el brazo y pasando por encima, de forma involuntaria, del veterano meta Sorrentino, que se quedó prácticamente inconsciente en el césped. La jugada acabó con un gol de Mandzukic, que tras consultar el VAR, el colegiado anuló al entender que Ronaldo había cometido falta. Suerte para el portugués que el gol de Bernardeschi en el minuto 93 dio la victoria a los de Turín. La Juve ya sabe que este año se lo pondrán difícil en la Serie A, y Cristiano, que tendrá que esperar al menos una semana más, para comenzar a golear en Italia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos