Fútbol

La FIFA planea un Mundial de Clubes con 24 equipos y cada cuatro años

La FIFA planea un Mundial de Clubes con 24 equipos y cada cuatro años

El nuevo torneo se celebraría en tres fines de semana repartidos en los meses de junio o julio

EFE

La FIFA está preparando un formato renovado del Mundial de Clubes para 2021 que contaría con 24 equipos participantes y se disputaría cada cuatro años en tan solo dieciocho días. Fuentes cercanas al proceso avanzaron que el nuevo torneo se celebraría en tres fines de semana repartidos en los meses de junio o julio, fechas disponibles en el calendario de partidos internacionales, y teniendo en cuenta las «altas demandas» existentes tanto de jugadores como de clubes.

Con la modificación de pasar la frecuencia de un año a cuatro, la competición ganaría el «prestigio» de los mayores torneos internacionales, como los Mundiales de selecciones, y no interferiría en el calendario de las competiciones domésticas de la mayoría de países, especialmente en Europa.

Los clubes participantes se dividirían en ocho grupos de tres, de los cuales los primeros clasificados accederían directamente a cuartos de final sin necesidad de desempates.

En la nueva propuesta, la cantidad de partidos se reduciría de 48 a 31, con el ganador disputando tan sólo cinco encuentros cada cuatro años y el resto de equipos con un mínimo de dos.

Se estrenaría en 2021

Este modelo reemplazaría al Mundial de Clubes actual, que cuenta con un «formato incómodo» y «atención reducida» por parte del público, y a la Copa Confederaciones de selecciones, una «competición de prueba» vista por muchos como «irrelevante».

La FIFA considera que la renovada competición sería «más inclusiva» y «extremadamente atractiva» para jugadores, entrenadores, árbitros, aficionados, medios de comunicación y patrocinadores al enfrentar a los mejores clubes del mundo, lo que aseguraría la «imprevisibilidad» del ganador.

La fecha propuesta de inicio, según el proyecto del organismo, es el verano de 2021, cuando no se podrá celebrar la prevista Copa Confederaciones de Catar debido a la imposibilidad de la práctica del fútbol en dicho país a causa de las altas temperaturas.

De salir adelante, algunos elementos podrían aplicarse a partir del Mundial de Selecciones de 2026, el primero que contará con 48 conjuntos nacionales, especialmente en los referidos al formato de grupos de tres equipos, ya que evitarían la comparación de resultados en caso de empates en la puntuación.

Desde el ente futbolístico entienden que este formato es una vía, e incluso tal vez la única, para «evitar o crear verdaderas dificultades» a una futura Súper Liga de clubes europeos, un modelo polémico de torneo que mermaría el nivel de competición en las actuales ligas europeas.

Más de 20.000 millones de euros por su gestión

La FIFa ha recibido una oferta por valor de 20.196 millones de euros (unos 25.000 millones de dólares) para gestionar el nuevo formato de Mundial de Clubes, así como la fase final de una futura Liga de Naciones global.

Según han señalado fuentes cercanas al proceso, esa fase final de la futura Liga de Naciones de selecciones a nivel mundial sería similar a la de la CONCACAF y a la que se aplicará en Europa a partir de la próxima temporada, aunque su formato «aún está por definir».

En el caso del Mundial de Clubes que prepara la FIFA, la oferta se dirige a la gestión comercial y de los derechos de retransmisión del torneo. El presidente del ente, Gianni Infantino, presentó la oferta en la última reunión del Consejo de la FIFA celebrada en Bogotá y obtuvo luz verde para seguir adelante con las negociaciones. Procede de un grupo multinacional de inversores privados de varios continentes cuyas identidades no fueron reveladas al existir un acuerdo de confidencialidad entre ambas partes.

La propuesta no incluye el control de la renovada competición, sino la gestión comercial y de retransmisiones, como ya sucede en la Liga de Campeones, cuyos derechos los tiene la empresa TEAM Marketing; y en la futura Liga de Naciones de la UEFA, controlada por CAA Eleven.

Los inversores tendrían una «participación mayoritaria» en la competición para «comercializar» los derechos y «garantizar beneficios para el fútbol», que se repartirían en su totalidad entre clubes, ligas, federaciones y competiciones. Desde el organismo garantizan que no retendrían ningún beneficio de fructificar el acuerdo, lo que aseguran que sería un hecho sin precedentes en la historia de cualquier competición.

 

Fotos

Vídeos