Igualdad

Los techos de cristal del fútbol

Victoria Pavón, presidenta del Leganés. /Virginia Carrasco
Victoria Pavón, presidenta del Leganés. / Virginia Carrasco

Pese a que algunas mujeres han logrado hacerse un hueco en la FIFA y en otros puestos importantes de los grandes campeonatos, sigue siendo un mundo claramente dominado por los hombres

COLPISA / AFPPARÍS

En las asambleas de las instancias que dirigen el fútbol o en el universo del mercado de fichajes, este deporte sigue siendo un mundo claramente dominado por los hombres. Aunque algunas mujeres han logrado hacerse un hueco en la FIFA y en otros puestos importantes de los grandes campeonatos.

Un nombramiento en falso. Susanne Dinnager tendría que haberse convertido en la primera mujer directora general de la Premier League a principios de este año, sustituyendo a Richard Scudamore, inamovible patrón del campeonato más rico del planeta fútbol durante cerca de dos décadas. Pero la presidenta de Animal Planet, una cadena de televisión del grupo estadounidense Discovery, finalmente renunció a este puesto, algunas semanas después de su nominación. Sin ofrecer explicaciones.

El símbolo de su llegada hubiera sido inmenso, a la altura de la nominación sorpresa de la diplomática senegalesa Fatma Samoura, de 56 años, como secretaria general de la FIFA en mayo de 2016, en un universo casi completamente dominado por los hombres.

En España sólo Amaia Gorostiza (Eibar) y Victoria Pavón (Leganés) presiden clubes de la Liga, mientras que en Italia no hay ninguna mujer al frente en la élite, después del paso de Rosella Sensi por la Roma, entre 2008 y 2011.

«La práctica femenina no está todavía suficientemente desarrollada para permitir a las mujeres decir: 'Tengo mi plaza en las instancias, en los puestos de dirección, o como educadoras en los campos'», señala a la AFP Nathalie Boy de la Tour, primera mujer en convertirse presidenta de la Liga Francesa de Fútbol Profesional (LFP), en noviembre de 2016.

«Sigue siendo difícil para las mujeres, pero las cosas cambian un poco», manifestó a la AFP la agente de jugadoras Sonia Souid en 2017. «Corinne Diacre ha hecho mucho, como la primera mujer en entrenar un club de Ligue 2 (Clermont). También está la primera mujer árbitra, Stéphanie Frappart. Y algunas agentes», explica.

Marina Granovskaia, la más poderosa

Si Francia también ofrece un ejemplo positivo con la figura de Florence Hardouin, directora de general de la federación y única mujer en el órgano ejecutivo de la UEFA, es la Premier League la que cuenta con «la mujer más poderosa del fútbol»: Marina Granovskaia, directora general del Chelsea, uno de los grandes clubes ingleses, referencia mundial.

Marina Granovskaia, directora general del Chelsea.
Marina Granovskaia, directora general del Chelsea. / Adrian Dennis (Afp)

Brazo derecho del propietario Román Abramóvich, la ruso-canadiense de 44 años es clave en la toma de grandes decisiones del club. De N'Golo Kanté a Olivier Giroud, es ella la encargada de gestionar las prolongaciones de contrato y habitualmente toma la palabra en los comunicados de prensa oficiales. «Con ella todo está controlado. No es necesario hacer diez llamadas y enviar 15 corres para acabar. Conoce los dosieres, va derecha a su objetivo y asume lo que dice. En ningún momento se esconde detrás del propietario», explicó hace un tiempo el agente David Venditelli, que negoció con ella la llegada de Kurt Zouma.

La palma de oro a la longevidad es para Victoria Pavón, presidenta del Leganés desde 2009, algunos meses después de la compra del club por parte de su marido Felipe Moreno Reyes (vicepresidente), cuando el equipo estaba en tercera división. Diez años después, el club de las afueras de Madrid está consolidado en Primera.