Liga de Naciones

Kane regala a Inglaterra el billete a Portugal

Kane regala a Inglaterra el billete a Portugal
AFP

Una asistencia y un gol del capitán inglés en los últimos minutos de partido sirvieron para doblegar a Croacia y clasificar a su selección para la 'final four' de la Liga de Naciones, dejando a España fuera

JACOBO CASTROMadrid

Inglaterra estará en la 'final four' de la Liga de Naciones tras vencer por 2-1, liderada por un gran Harry Kane, a una Croacia a la que físicamente el partido le superó en los últimos minutos. Tras una primera parte con un gran dominio inglés, que tuvo varias ocasiones para sentenciar el partido, los croatas empezaron a tener la posesión y se adelantaron con un tanto de Andrej Kramaric. Finalmente, cuando parecía que Croacia tenía el encuentro en su mano, Kane asistió a Jessie Lingard para que hiciese el 1-1 y anotó el 2-1 en el 85.

Antes del partido, pareció que el destino quiso guiñar un ojo a España. Inglaterra y Croacia perdían a Jordan Henderson y Mateo Kovacic respectivamente, por problemas físicos. Dos ausencias de jugadores que se presumían muy importantes en el encuentro y sobre las que el pensamiento positivo repetía en la cabeza de Luis Enrique y sus jugadores una sola idea: cuanta menos calidad en el campo, menos posibilidades de gol. No se consuela quien no quiere.

2 Inglaterra

Pickford; Walker, Stones, Gomez, Chilwell; Dier, Delph (Lingard, min 73), Barckley (Alli, min 64); Rashford (Sancho, min 73), Sterling y Kane.

1 Croacia

Kalinic; Vrsaljko (Milic, min 26), Lovren, Vida, Jedvaj; Vlasic (Rog, min 79), Brozovic, Modric; Rebic (Brekalo, min 46), Perisic y Kramaric.

goles
0-1. min. 57, Kramaric; 1-1. min. 79, Lingard; 2-1. min. 85, Kane.
árbitro
Tasos Sidiropoulos (GRE). Amonestó a Barkley por parte de Inglaterra; y a Jedvaj, Brozovic y Lovren por parte de Croacia.
incidencias
Partido correspondiente a la jornada 6 del Grupo 4 de la División A de la Liga de Naciones, disputado en el Estadio de Wembley.

Croacia comenzó el partido con la idea de presionar muy arriba, seguramente espoleada por el hecho de que un gol suyo ponía el posible empate como un resultado favorable para no descender a la segunda división de la Liga de Naciones. Y en ese propósito estuvo a punto de conseguir premio. Un balón atrás creo una duda terrible en la cabeza de Jordan Pickford, que en la indecisión de si atrapar la pelota y arriesgarse a una cesión o pegarla en largo, dejó el esférico muerto con el pecho a los pies de una Croacia que no pudo acertar a puerta vacía. Fue casi lo único que hicieron los croatas en ataque en los primeros 45 minutos.

A partir de ese posible tanto comenzó el acoso y derribo de una Inglaterra liderada por un genial Harry Kane. Con el del Tottenham haciendo las funciones de hombre bolla, llegaron las mejores ocasiones inglesas, todas ellas desbaratadas por un espectacular Lovre Kalinic. Raheem Sterling, Ben Chilwell o el propio Kane fueron incapaces de batir a una Croacia a la que se le acumulaban las malas noticias en forma de lesión cuando Sime Vrsaljko tuvo que ser sustituido. Tras el cambio, el partido se frenó y fue la selección española desde Gran Canaria la que más cómoda comenzó a sentirse con lo que ocurría en Wembley. Hasta el descanso Croacia intentó tener el balón, tocando sin ninguna profundidad, mientras que a Inglaterra le asaltó la duda de así arriesgar y buscar la 'final four' o amarrar la permanencia.

Kane remonta a Kramaric

Pero esa pasividad croata en los últimos minutos de la primera mitad escondía en el fondo un dominio del partido que se estaba cociendo a fuego lento. Se siguió cocinando durante los primeros minutos de la segunda parte y acabó por servirse en el plato cuando en el minuto 57, Kramaric, tras varios recortes dentro del área, adelantó a su selección. El gol cayó como un jarro de agua fría, no sólo para Inglaterra que perdía la categoría, si no también para la selección española que se veía sin una 'final four' que dio por segura hace poco más de un mes.

A partir de ese momento, toda España hizo suya a la selección inglesa. Atrás quedaron rivalidades políticas o territoriales: se comenzó a animar a Kane, Sterling o Lingard como si hubiesen nacido en Madrid, Sevilla y Valencia. Sin embargo los ingleses parecían atenazados, incapaces de crear peligro en ataque y sufriendo las contras croatas. La reacción tuvo que llegar al estilo inglés: un balón puesto de saque de banda directamente al área, un toque de cabeza de Kane tras una disputa, y un remate de Jessie Lingard en boca de gol para hacer el 1-1. España y Wembley estallaban.

Lo malo es que ese deseo por que Inglaterra metiese un gol acabó volviéndose en contra de los españoles. Harry Kane, en el 85, hacía el 2-1 en una jugada a balón parado. El gol acabó matando a una Croacia que físicamente nunca estuvo a la altura del partido y a una España que nunca debió de depender de lo que pasase en este partido. Inglaterra estará en la 'final four' de Portugal el próximo verano con Kane a la cabeza, el hombre que destrozó a España en el 2-3 de Sevilla y que consiguió que un equipo inglés que no creía en su clasificación pueda ser, en unos meses, el primer campeón de la Liga de Naciones

 

Fotos

Vídeos