Primera División

Antoine Griezmann, un mar de dudas

Antoine Griezmann, durante el último partido de Liga frente al Eibar./AFP
Antoine Griezmann, durante el último partido de Liga frente al Eibar. / AFP

Incertidumbre tanto en el Atlético como en el Barcelona ante el futuro del delantero galo, que ha dado un nuevo giro y se encuentra, otra vez, en punto muerto

PABLO DÍAZMadrid

Cuando todo parecía abocado a un adiós definitivo, la rocambolesca historia del traspaso de Antoine Griezmann ha vuelto a dar un nuevo giro, estancándose esta vez en la incertidumbre más absoluta. Si bien muchas fuentes hablaban de que el delantero francés había dado el visto bueno para renovar su contrato y seguir defendiendo los colores del Atlético, unos pocos pitidos en el choque frente al Eibar en el último partido de LIga le habrían hecho replantearse, una vez más, el abandono del equipo rojiblanco rumbo al Barcelona.

Y si él sólo no ha sido capaz de definir su futuro, sus compañeros tampoco han ayudado. «Aquí no te vamos a reprochar nada», fueron las palabras de Fernando Torres en el último partido de Liga -como se pudo ver en unas imágenes de 'El Día Depués'-, insinuando una posible marcha; aunque por otro lado nos encontramos con el ya famoso «Griezmann se queda», que Godín dijo a los aficionados del Fondo Sur del Wanda Metropolitano en el mismo partido que sirvió de despedida para Fernana Torres. El propio 'Niño' añadió a su discurso un «aquí te vamos a necesitar de verdad», creando, de nuevo, un enorme mar de dudas con respecto al futuro del ariete galo.

Ahora, una foto de Griezmann besando la Europa League, que subió el francés en su cuenta de Instagram, ha sido la última acción que ha vuelto a llenar de incertidumbre tanto las oficinas colchoneras y azulgranas como los corazones de ambas aficiones. Y si las probabilidades de infarto eran altas, el riesgo ha vuelto a aumentar después de que Gabi, capitán rojiblanco, comentara en la foto un «amigo, te doy las gracias por tu implicación y te quiero en mi equipo», y horas después borrase sus palabras. El posible culebrón del verano en materia de fichajes se enfrenta a un nuevo capítulo. Juzguen ustedes mismos.

Muchos culpan a los pitidos de la afición del Atlético como el detonante de este nuevo escenario, donde ya nadie sabe lo que va a pasar. Su decepción en el último partido de Liga contrasta con la alegría vivida en el tramo final de la temporada, donde volvió a verse al mejor Griezmann, algo que permitió a su equipo conseguir el subcampeonato liguero y alzarse con la Europa League. Ahora, con el Mundial de Rusia muy cerca de comenzar, el galo tiene poco tiempo para tomar una decisión si no quiere que su futuro afecte al rendimiento que puede mostrar en el máximo torneo continental.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos