Jornada 7

Combate nulo por el Balón de Oro

Modric y Griezmann, en un lance del partido/EFE
Modric y Griezmann, en un lance del partido / EFE

Modric y Griezmann firmaron un discreto partido y demostraron estar lejos de su mejor versión en este principio de temporada

JACOBO CASTROMadrid

La semana en la que Luka Modric se llevó The Best, Antoine Griezmann visitó el escenario perfecto para reclamar en el campo, después de haberlo hecho varias veces en la prensa, el Balón de Oro. El Santiago Bernabéu, el estadio al que todos miran, era el lugar elegido por 'El Principito' para mostrar al mundo su firme candidatura al premio dorado. Más aún teniendo en cuenta que en frente estaba su principal rival para lograrlo, Luka Modric. Sin embargo, el combate entre los dos mejores jugadores del año 2018, celebrado en el marco del derbi madrileño, terminó en tablas, sin que ninguno de los dos lograra hacer un gran partido.

En el caso del francés, su actuación se presumía clave para que los rojiblancos tuviesen opciones de llevarse los tres puntos. Se esperaba un Griezmann picado, más aún teniendo en cuenta su polémica de las últimas semanas con Sergio Ramos. Sin embargo, su rendimiento acabó siendo muy decepcionante. Salvo en la primera mitad, donde un gran desmarque le dejó solo delante de Thibaut Courtois y falló en el mano a mano, el delantero colchonero no tuvo apenas incidencia en el juego de su equipo. En el segundo tiempo, cuando se quedó sólo en la delantera, se le vio totalmente perdido, sin poder dar desahogo a su equipo en ataque cuando el Madrid apretaba. Finalmente, se marchó del Santiago Bernabéu desaprovechando otra opción de mostrar sus credenciales para el Balón de Oro.

Caso parecido fue el de Luka Modric, que desde que comenzó la temporada parece estar lastrado físicamente por el exigente curso anterior. Ubicado en el centro del campo del Real Madrid, se mostró impotente a la hora de robar el balón en las largas posesiones que tuvo el Atlético en la primera mitad. Podría ser algo normal en él, siempre y cuando su actuación en ataque hubiese sido satisfactoria, pero tampoco. Lento a la hora de ver el juego, no fue capaz de encontrar espacios en la férrea defensa colchonera, más aún en una segunda mitad donde su imaginación, ante la baja de Isco, debía ser clave. Finalmente, acabó siendo sustituido a pocos minutos del final. «Está yendo a más», aseguró Lopetegui tras el encuentro. Habrá que verlo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos