Jornada 16

El Betis apuntala su excelencia y hunde al Espanyol

Los verdiblancos remontan el gol inicial de Sergio García y asaltan los puestos europeos

EFE

El Betis está lanzado y lo confirmó con un triunfo sobre el Espanyol en el RCDE Stadium con un contundente 1-3 que no se definió hasta los últimos cinco minutos, cuando se pasó del empate a uno al triunfo andaluz con goles de Tello de falta y uno en propia de Óscar Duarte.

El Betis llegaba con cuatro victorias y un empate en sus últimos cinco partidos y dejó tocado al anfitrión, que sumó su quinta derrota seguida. Hasta los últimos compases, el choque fue vibrante. De hecho, en la primera mitad Diego López paró un penalti y Sergio García adelantó a los pericos en el 23 y Lo Celso empató en el 43.

El Espanyol presentó su propuesta habitual. Los de Rubi, tras el 0-4 contra el Barcelona, decidieron volver a ser protagonistas en el RCDE Stadium y apostaron por controlar el balón y buscar el área del Betis desde el primer minuto. Los andaluces también fueron fieles a su estilo.

1 Espanyol

Diego López; Rosales, David López, Óscar Duarte, Pedrosa; Víctor Sánchez, Marc Roca, Granero (Darder, min.69); Baptistao (Piatti, min.78), Sergio García y Borja Iglesias (Hernán Pérez, min.55).

3 Betis

Pau López; Francis, Mandi, Bartra, Sidnei, Junior (Tello, min.41); Lo Celso, William Carvalho, Canales; Joaquín (Javi García, min.89) y Loren (Sanabria, min.71).

goles
1-0, min.23: Sergio García; 1-1, min.43: Lo Celso; 1-2, min.86: Tello; 1-3, min.91: Óscar Duarte (propia puerta).
árbitro
Sánchez Martínez (comité murciano). Amonestó a Joaquín (min.18), Carvalho (min.23), Borja Iglesias (min.45), Mandi (min.53), David López (min.56), Víctor Sánchez (min.84).
incidencias
Partido correspondiente a la decimosexta jornada de LaLiga Santander disputado en el RCDE Stadium ante 20.275 espectadores.

El primer cuarto de hora fue un pulso de duelos individuales y presión, sin apenas ocasiones claras para ningún equipo. La primera oportunidad llegó en el 16 y pudo ser determinante: Junior acabó en el césped tras una disputa con Rosales en el centro del área y el colegiado señaló penalti.

Lo Celso disparó raso y a la derecha, pero Diego López adivinó la trayectoria. El meta no pudo atrapar el balón, aunque detuvo el rechace de Loren y concentró todos los aplausos del estadio. La pena máxima elevó las revoluciones de ambos conjuntos, que aceleraron las transiciones para el disfrute del espectador.

Finalmente, el Espanyol tuvo también la suya. Y el anfitrión no falló. En la primera ocasión clara del partido para los blanquiazules, Sergio García picó el balón con habilidad para superar a Pau López, constantemente silbado por su antigua afición, para firmar el 1-0 en el minuto 23.

El marcador no cambió la dinámica: ambos conjuntos mantenían su apuesta ofensiva y, finalmente, el Betis tuvo premio. Canales protagonizó una carrera vertiginosa por la banda hasta la línea de fondo, zafándose de su defensor, Roca, y sirvió el 1-1 en bandeja en el 43. Lo Celso compensó su error en el penalti y fusiló a placer.

En la reanudación, Baptistao estuvo muy cerca de poner por delante de nuevo al Espanyol. El brasileño chutó al cuerpo de Pau tras el robo de sus compañeros en la salida de pelota del Betis. La defensa verdiblanca salió descentrada: en el 51, Mandi firmó una arriesgada entrada por detrás a Borja Iglesias, solo ante el meta.

La pájara le duró poco al equipo de Quique Setién, que rápidamente miró hacia los dominios de Diego López de nuevo. El ataque del Betis era ahora el protagonista. Primero Francis y después Loren examinaron la atención del portero gallego. El blanquiazul respondió con solvencia.

Ninguno de los conjuntos se conformaba con el empate y ambos técnicos renovaron su once para refrescar sus respectivos ataques. En el 75, Sergio García culminó una contra muy forzada, fue la mejor para los pericos en este tramo. El Betis, por su parte, llegaba con relativa facilidad, pero no encontraba hueco en los metros clave.

Joaquín, que cumplía 500 partidos en Liga, fue uno de los más insistentes en los últimos diez minutos. El Espanyol tuvo que tirar de falta para frenar sus detalles técnicos. Parte del mérito del 1-2 fue suyo. En el 86, Tello dibujó un libre directo desde la frontal inalcanzable para Diego López.

Faltaba la guinda para los andaluces. Un centro de Lo Celso, empeñado en ser protagonista, fue desviado ligeramente por Óscar Duarte para acabar en el fondo de la red blanquiazul. Era la sentencia para el anfitrión, que vive un fin de año muy lejos de su mejor versión.