FC Barcelona

Iniesta: «El Barça se merece lo mejor de mí y ya no podría dárselo»

Andrés Iniesta, emocionado durante su rueda de prensa de despedida. / Foto: Reuters | Vídeo: Atlas

El centrocampista hace oficial entre lágrimas en rueda de prensa su decisión de dejar el Barça y el fútbol español a final de temporada: «Me voy orgulloso y en paz»

P. RÍOSBarcelona

Llegó el día. Aparentemente normal. Con alegría en el entrenamiento porque Ernesto Valverde y sus jugadores ya se han quitado el luto por la eliminación en Roma en la Liga de Campeones. Tras ganar la Copa al Sevilla se prepararon para sumar en Riazor ese punto que le falta al Barça para ser campeón de Liga y conquistar un doblete que servirá de homenaje a Andrés Iniesta. El manchego trabajó de forma más silenciosa de lo habitual, que ya es decir. Se estaba mentalizando para no dejarse llevar por las emociones en un acto programado al término de la sesión. Porque las apariencias siempre engañan y nada de lo que sucedió en la Ciutat Esportiva era rutinario. Era el día en el que el centrocampista iba a comunicar su adiós al Barça al término de esta temporada.

Llegó decidido a superar el mal trago, pero al ver a su familia al completo, con sus padres, su hermana, su mujer y sus tres Balones de Oro, «los tres tesoros que nos hemos regalado», como llamó a sus hijos, se derrumbó desde el inicio. Con la voz entrecortada por las lágrimas, anunció lo que era un secreto a voces: deja el club a final de temporada. Pero faltaba escuchar el motivo, pues tenía firmado un contrato vitalicio que sólo él podía romper. Y lo que dijo llegó a todos los corazones porque fue una exhibición de señorío, profesionalidad y amor al club que sus compañeros (con ausencias sonadas como las de Messi y Luis Suárez, aunque habrá otro acto institucional), técnicos y directivos escucharon atentamente, quizás tomando nota de un ejemplo a seguir.

Más información

«El club que me acogió con 12 años y me lo ha dado todo se merece lo mejor de mí, como he hecho hasta ahora, y creo que en un futuro cercano no se lo puedo dar en todos los sentidos, en lo físico, en lo deportivo y en lo mental. Honestamente, sé la exigencia que supone competir cada año en el mejor club del mundo y conozco la responsabilidad de ser capitán. Llevo 22 años aquí y me he exprimido. Voy a cumplir 34 y es ley de vida. No me perdonaría vivir una situación complicada con el club. No me lo merezco yo ni el club», explicó como pudo con los ojos vidriosos.

Quiere irse por la puerta grande y lo conseguirá. Su enorme final de Copa y esa Liga que está al caer se la abriran. «Si hubiera soñado con un momento para irme hubiera elegido éste, con buenas sensaciones, peleando por títulos…», señaló. Y dio las gracias «al club y a La Masia porque soy lo que soy gracias a todos, también a los compañeros y técnicos que me han ayudado a ser mejor cada día y a la gente que me ha mostrado su cariño. Y a mi familia».

«No es ninguna espina para mí ganar o no el Balón de Oro. Estar presente ahí, con Leo y Xavi fue algo mágico»

En el turno de preguntas, ya controló la emoción e incluso bromeó: «¿Si volveré al club en un futuro? Sí, como jugador otra vez dentro de tres años… Es broma, nos hemos dado todo mútuamente, he estado toda mi vida en un mismo club, por lo menos en la élite, y me siento orgulloso y en paz conmigo porque he intentado representar este club a nivel deportivo y humano. ¿Si me han intentado convencer para que siga? He hablado con compañeros, con el presidente, con el técnico y no hace falta que me digan que me quieren porque les he dicho que quiero llevar las riendas de mi vida».

Como mejor momento se quedó con el de su debut en Brujas de la mano de Van Gaal a finales de 2002. «Es difícil quedarse con un momento por todo lo vivido, pero me quedo con mi debut en Brujas porque ese día el sueño de hizo realidad. ¿La espina del Balón de Oro? No es una espina ni me tienen que pedir perdón ahora, los premios gustan, pero no cambian mi percepción de la felicidad o del fútbol».

No aclaró si irá a China

Y se despidió garantizando que «el Barça seguirá ganando sin mí. Otros se fueron y seguimos ganando. Hay jugadores que llevan tiempo en el club y que mantendrán el legado. Por mi parte, espero que me recuerden como un gran futbolista y una gran persona, es lo que he intentado ser».

«¿Cómo quiero ser recordado? Es fácil. Me gustaría ser recordado como un gran futbolista y una gran persona. El fútbol pasa y lo que nos queda a todos son las personas»

¿Y el destino? Iniesta no aclaró que se iría a China y abrió otras opciones con una premisa: »Hay cosas por hablar del destino, pero ya dije que no competiré contra el Barça por lo que son posibles todos los escenarios que no sean Europa». No importa. Por lejos que se vaya su magia es global y nos enteraremos de sus trucos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos