FC Barcelona

Messi recibe su quinta Bota de Oro con el mejor elogio posible

Leo Messi, con sus cinco Botas de Oro. /Reuters
Leo Messi, con sus cinco Botas de Oro. / Reuters

«Me gusta porque es buena persona» dijo uno de los niños del centro oncólogico del Hospital Sant Joan de Déu que él ha ayudado a financiar y que llevaron sus cuatro trofeos anteriores

P. RÍOSBarcelona

Caer en cuartos de final de la Liga de Campeones con el Barça y en octavos del Mundial con Argentina penalizó a Leo Messi en la pelea por un Balón de Oro en cuya clasificación quedó quinto para disgusto de los que piensan que nadie se acerca a su nivel futbolístico. Pero el '10' acaba el año 2018 recogiendo premios en los que no influyen las valoraciones ni los gustos, sólo los goles. Si hace unos días, el 12 de noviembre en el Convent del Àngels de Barcelona, recogió su quinto Pichichi y el trofeo Alfredo Di Stéfano al mejor jugador de la pasada Liga 2017-18, este martes recibió su quinta Bota de Oro por los 34 goles que le acreditaron como máximo realizador de las ligas europeas en el citado curso. El acto tuvo lugar en la Antigua Fábrica Damm, también de la ciudad condal.

Messi ya conquistó la Bota de Oro en las temporadas 2009-10 (34), 2011-12 (50), 2012-13 (46), 2016-17 (37) y 2017-18 (34). Lidera el palmarés por delante de Cristiano Ronaldo (cuatro). Y con sus tres goles del domingo ante el Levante, parece haber puesto la directa hacia la sexta: suma 14 dianas en 16 jornadas. Y 10 asistencias, pero no existe una 'Bandeja de Oro' para galardonar al que más goles regala al cabo de una Liga. Eso debería ser un factor a tener en cuenta en las valoraciones futbolísticas del Balón de Oro, forman parte del juego y revelan lo completo que es un jugador, pero se premia más el hecho de formar parte de un equipo que haya ganado un gran título, aunque en ese caso la dependencia del funcionamiento colectivo es más evidente.

Rodeado de sus compañeros y de los dirigentes del FC Barcelona, Messi, elegante y con su apariencia tímida de siempre, incluso algo incómodo con tanto trofeo y elogio, sonrió al ver a los cinco niños del Hospital Sant Joan de Déu, el centro oncológico para luchar contra el cáncer infantil que ha hecho posible con sus donaciones, con sus cinco Botas de Oro. «¿Qué te gusta más de Messi, sus goles, sus pases....?», preguntó el presentador del acto a uno de ellos. «Que es buena persona», respondió con un hilo de voz, emocionando a Messi.

«Cuando arranqué no me esperaba todo esto, sólo quería ser profesional, pero es el fruto del trabajo y del esfuerzo y de la suerte de estar en el mejor equipo del mundo y con los mejores compañeros», explicó Messi, revelando: «Me cuido más que nunca porque los partidos son cada vez más exigentes». Y avisó, ya en el plano informativo, del peligro del Lyon, su rival en octavos de la Liga de Campeones.

Más allá de la Bota de Oro de Messi, la actualidad en el Barça la marca la nueva lesión muscular de Vermaelen, el central de cristal, que estará otro mes de baja sin dar la sensación de que cuando vuelva pueda jugar tres partidos seguidos. Su baja, unida a la incertidumbre que existe alrededor de Umtiti, quien decidió no operarse la rodolla izquierda y regresa esta semana de Catar, donde ha recibido un tratamiento conservador, obliga a la dirección deportiva a buscar un central en el mercado de invierno. Quedan enteros Piqué y Lenglet además de Chumi y Cuenca, de filial, pero Valverde ha pedido un central con experiencia.