Pretemporada

La era Lopetegui echa a andar a la espera de Lewandowski

Lewandowski, en un partido del Bayern. /EFE
Lewandowski, en un partido del Bayern. / EFE

Niko Kovac, técnico del Bayern, reconoce que el delantero polaco «juguetea con irse», pero se niega a dejarle fichar por el Madrid

MIGUEL OLMEDAMadrid

Seguro que Julen Lopetegui esperaba un verano más plácido cuando fichó por el Real Madrid a dos días de comenzar el Mundial. Más allá de que le cogiera a pie cambiado la decisión de Luis Rubiales de fulminarle ipso facto como seleccionador español, el nuevo técnico blanco ha tenido -y todavía tiene- que lidiar con un escenario de incertidumbre que no se vivía desde hace una década en Concha Espina: Cristiano Ronaldo, el gran estandarte del club desde 2009, hacía las maletas nada más volver de Rusia para fichar por la Juventus de Turín. El traspaso, cifrado en 112 millones de euros por la 'Vecchia Signora', se tomó en un amplio sector del madridismo con calma... Que ha terminado por tensarse.

«Antes se fueron otros» y «el club está por encima de cualquier futbolista», se escuchó en caliente, cuando la última rabieta del portugués todavía escocía. Acababa de ganar la decimotercera Champions del Madrid, tercera consecutiva, y ya ponía en duda su futuro. Florentino, enfadado, le abrió la puerta. Y Cristiano, dolido, 'arrivederci'. Pasados veinte días y sin recambio para el '7', en el Santiago Bernabéu empieza a preocupar quién marcará los goles del luso esta temporada.

Neymar, esta vez sí, se queda (en el PSG). También Mbappé. La opción de Eden Hazard, bendecido por Zidane cuando aún jugaba en el Lille, se encarece cada día más, como Harry Kane. Quedan pocos nombres en la lista de la compra y uno de ellos, recurrente, parece ganar enteros para vestir de blanco la próxima temporada. No es ningún secreto que el Real Madrid quiere a Robert Lewandowski, y desde el lunes tampoco lo es que el sentimiento del polaco es recíproco. «Es cierto que Robert está jugueteando con irse a otro lado», reconocía en rueda de prensa Niko Kovac, nuevo técnico del Bayern de Múnich, sin mencionar al club blanco. «Pero una cosa es lo que a él le gustaría y otra lo que queremos nosotros», apostillaba acto seguido.

Sin cláusula de rescisión de por medio, lo cierto es que el club bávaro tiene la sartén por el mango. «Nosotros somos los que decidimos. Robert tiene un contrato, no sé hasta cuándo, y lo cumplirá el mayor tiempo posible», zanjaba el entrenador croata, que ya sabe lo que es darle en las narices al Real Madrid. Lo hizo en 2002, cuando todavía vestía de corto, y también defendiendo los colores del Bayern. Eso sí, únicamente disputó siete minutos en la victoria por 2-1 en el partido de ida de cuartos de final de la Liga de Campeones. Ocho días después sufriría desde el banquillo una de las míticas remontadas europeas del conjunto blanco: Guti marcó en el 85' el definitivo 2-0, silenciando las provocaciones de los muniqueses Oliver Kahn y Hasan Salihamidzic, que acabó expulsado.

Sin recambio en Baviera

En todo caso, la negativa de Kovac a dejar salir a Lewandowski no responde, ni mucho menos, a un ánimo de revancha. El polaco lleva cuatro temporadas asegurando fiabilidad al gol del Bayern. Daba igual si Thomas Müller tenía un año gris, o si las lesiones aquejaban de nuevo a Arjen Robben y Frank Ribery, el '9' siempre salía al paso. En su primer curso en Baviera, Lewandowski 'sólo' marcó 25 goles entre todas las competiciones, cifra que elevó a 42, 43 y 41 en los tres siguientes. Los cuatro años levantó la Bundesliga. Su regularidad es su gran reclamo para el Madrid, que ya sufrió un póquer del polaco en Champions cuando todavía defendía la camiseta del Borussia Dortmund, allá por 2013.

El debe de Lewandowski se encuentra, precisamente, en la Liga de Campeones, donde sólo ha marcado cinco goles a partir de cuartos de final desde que llegó al Bayern. Únicamente en su primera temporada, la 2014/15, uno de esos tantos valió la clasificación, ante el Oporto. El conjunto muniqués, favorito para levantar la 'Orejona' año sí y año también, le echa de menos cuando se deciden los trofeos.

Sea como fuere, en el coloso teutón andan sin un recambio para el polaco, de ahí su negativa a venderlo. Sonó, eso sí, en su momento, el prometedor atacante alemán Timo Werner, propiedad del RB Leipzig.

Sin '9' y a la espera de lo que suceda con Lewandowski, el Real Madrid de Julen Lopetegui echa a andar la próxima madrugada. Un viejo conocido dará cuenta en Miami de los primeros pasos del técnico en la 'casa blanca'. El Manchester United de José Mourinho testará si con Gareth Bale, que tras su gol de chilena en la final de Champions y la salida de Cristiano ha adoptado el rol de estrella, y Karim Benzema, comprometido con recuperar su mejor nivel después de un año decepcionante, el Madrid tiene gol suficiente para seguir imponiendo su ley en Europa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos