FC Barcelona

Luis Suárez se gana un hueco en la historia del Barça

Luis Suárez celebra uno de los tres goles que le marcó al Real Madrid. /Reuters
Luis Suárez celebra uno de los tres goles que le marcó al Real Madrid. / Reuters

Ya está en el 'top 5' de los máximos realizadores del equipo, reclamando con sus cifras una consideración que a veces no se le concede ni en su propio club

P. RÍOS Barcelona

A Luis Suárez le han bastado cuatro temporadas para entrar en el 'top 5' de los máximos goleadores históricos del FC Barcelona. Los dos primeros meses de su quinta campaña se compensan con los dos que se perdió en la primera por la sanción que arrastraba de la FIFA. Desde su debut en un clásico de Liga perdido en el Santiago Bernabéu (3-1), hasta su exhibición con tres dianas en el 5-1 al Real Madrid del domingo en el Camp Nou en otro clásico, ha disputado 212 partidos oficiales y ha marcado 159 goles, repartiendo 82 asistencias. Son cifras de un 'killer' que ya sólo tiene por delante en el club azulgrana al inalcanzable Leo Messi (564) y a tres leyendas como César (232), Ladislao Kubala (194) y Josep Samitier (184). ¡Y los puristas el estilo culé le siguen señalando cuando el Barça no funciona!

Viene bien recordar los registros de Luis Suárez para reflexionar sobre lo poco que se valora a la plantilla del Barça cuando no está Messi. Tiene tanto peso en el juego y en el marcador el mejor futbolista del mundo y de la historia que eclipsa a todos los que le rodean cuando lo normal hubiese sido que, tras el lamento inicial por las tres semanas de baja del '10', ya se hubiese depositado toda la confianza en un equipo que tiene a un delantero tan poderoso como el uruguayo, rodeado además de excelentes jugadores. Curiosamente, en 2010 vio el 5-0 del Barça de Pep Guardiola al Madrid de José Mourinho en la grada del Camp Nou, infiltrado como un hincha aunque jugaba en el Ajax , aprovechando las visitas a la familia de su mujer en Castelldefels. Ahora tiene su propia 'manita' y sólo le queda romper su mala racha en Europa, sin gol a domicilio hace ya más de tres años, siempre jugando con molestias en una rodilla, pero con un carácter que puede con todo.

El Barça confecciona plantillas de calidad para que todos asuman responsabilidades, pero cuando está Messi la tentación de esperar que el argentino marque las diferencias es irresistible. Hasta Ernesto Valverde tiene menos quebraderos de cabeza para idear sistemas y alineaciones. Su fractura en el radio del brazo derecho ha invitado a sus compañeros y también al técnico a dar un paso al frente. Por orgullo, quizás también por solidaridad con el capitán, pero lo cierto es que se ha visto el mejor Barça como equipo de la temporada, una gran noticia para Messi, que cuando vuelva estará más ayudado y protegido.

Messi ya vivió algo parecido desde dentro cuando se fue Neymar al PSG y todos obedecieron a Valverde para formar un Barça más solidario alrededor de un 4-4-2. En dos momentos de inesperada ausencia de cracks es cuando el técnico ha mostrado toda su valía. Y de repente hasta los jugadores con los que no parecía conectar, como Dembélé y Arturo Vidal, se suman a la causa con minutos de calidad ante el Madrid, con un 5-1 final fabricado por los dos jugadores.

Otro protagonista en el Barça es Jordi Alba, autor de la asistencia a Coutinho que abrió la goleada y de varias acciones ofensivas y defensivas que comienzan a poner a Luis Enrique entre la espada y la pared. Ya no tiene ninguna lógica su ausencia en la selección y hasta Piqué pidió a su exentrenador tras el clásico que se deje de rencillas personales y vuelva a convocar al lateral zurdo. Sergi Roberto, autor de dos pases de gol a Luis Suárez, sí estará seguro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos