Real Madrid

Odegaard se marcha cedido al Vitesse

Odegaard, durante el partido que midió al Real Madrid con el Manchester United en pretemporada. /Joe Skipper (Efe)
Odegaard, durante el partido que midió al Real Madrid con el Manchester United en pretemporada. / Joe Skipper (Efe)

A sus 19 años, el noruego regresa a la Eredivisie para seguir evolucionando e intentar ser la estrella que apuntaba

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Martin Odegaard vuelve a la Eredivisie. El Real Madrid y el Vitesse Arnhem han acordado la cesión del noruego hasta el 30 de junio de 2019. El joven futbolista, de 19 años, cumplirá así su tercer curso en el fútbol holandés, en el que aterrizó en calidad de cedido en enero de 2017 para vestir la elástica del Herenveen, club en el que militó también la pasada campaña.

Fichado por el Real Madrid en enero de 2015 a cambio de unos 3,5 millones de euros para el Stromsgodset, su club de formación, Odegaard llegó a Chamartín siendo un adolescente. Los blancos se impusieron a varios de los grandes del fútbol europeo que pugnaban por sus servicios. Bayern de Múnich, Liverpool o Arsenal fueron algunos de los que llamaron a la puerta del imberbe nórdico, que se decantó finalmente por la entidad de Concha Espina bajo la estricta mirada de su padre, antiguo futbolista profesional y tutor de su carrera, que también consiguió un trabajo en el club de la capital española con el que seguir supervisando la evolución de su vástago.

La de Odegaard fue una arriesgada apuesta dentro del plan trazado por el club de reclutar jóvenes talentos para curtirlos y escapar a los desmanes de un mercado hiperinflacionado. El Real Madrid cortejó al futbolista y a su padre, invitándoles a visitar las instalaciones de la Ciudad Deportiva de Valdebebas. Para cuando llegó, el chico ya había debutado en la máxima categoría del fútbol noruego, batiendo récords de precocidad al estrenarse con 15 años y 118 días. También había vestido ya la elástica de la absoluta de su país, convirtiéndose en el internacional más joven de Noruega con 15 años y 253 días. Pero su aclimatación al fútbol español fue complicada.

Para lograr el «sí» de Odegaard y de su padre, el Real Madrid se comprometió a que el joven entrenase con el primer equipo aunque le puso a jugar con el Castilla. Una decisión que generó recelos entre los futbolistas del filial blanco, que compartían vestuario con un compañero con estatus de estrella y sueldo acorde al mismo. Su zurda había llamado la atención de media Europa e incluso le había granjeado prematuras comparaciones con Leo Messi. Las expectativas eran enormes y no pudo responder a las mismas.

Proceso de formación

La Segunda B no se amoldaba a sus características y Odegaard no logró brillar en el Castilla. Disputó once partidos en su primer curso en el filial del Real Madrid y sólo marcó un gol. Ello no fue óbice para que Carlo Ancelotti le diese la alternativa con el primer equipo en un choque ante el Getafe el 23 de mayo de 2015 que le convirtió en el debutante más joven en la historia del Real Madrid, batiendo con 16 años y 157 días el registro que hasta entonces poseía Alberto Rivera, futbolista que se había estrenado con los mayores con 17 años y 111 días en 1995. El noruego saltó al campo sustituyendo a Cristiano Ronaldo, todo un indicativo de las esperanzas que el club había depositado en él. Más tarde el italiano revelaría en un libro que no fue decisión suya sino de la entidad aquel cambio. «Fue un fichaje producto de las relaciones públicas», indicó el técnico que insistió en que él no pidió su reclutamento sino que respondió a una imposición del club. «Cuando Florentino compra a un futbolista noruego simplemente hay que aceptarlo», agregó Ancelotti.

A Odegaard le tuteló Zinedine Zidane en el Castilla, haciéndole debutar ante el Bilbao Athletic el 8 de febrero de 2015, pero el galo tampoco se enamoró de su fútbol. El noruego comenzó la campaña 2016-2017 en el filial tras hacer la pretemporada con el primer equipo a las órdenes del marsellés. El galo sólo le alistó en un duelo con los mayores, el choque de vuelta de la cuarta ronda de la Copa del Rey ante la Cultural Leonesa que se resolvió con un 6-1 favorable a los blancos. Disputó los 90 minutos en un mediocampo en el que también figuraban Isco, Casemiro o James Rodríguez, pero poco después se decidió su cesión al Herenveen.

El Real Madrid confiaba en que Odegaard cogiese vuelo en un campeonato como el holandés que privilegia el talento y a los jóvenes de buen pie, alejado de los duros zagueros de Segunda B. Al zurdo le costó abrirse camino en un equipo de la clase media del fútbol holandés. Jugó 17 partidos y metió un gol aquella temporada, asentándose en la siguiente con 26 encuentros y dos dianas. Sin deslumbrar, sí dejó un puñado de acciones en las que evidenció su clase. El Vitesse, un equipo de más nivel que el Herenveen, será una nueva prueba de fuego para demostrar que aún puede ser aquel futbolista que el Real Madrid esperaba que llegase a ser, tras desdeñar el interés de otros conjuntos de la Eredivisie y de la Championship que andaban tras sus pasos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos