Primera

Piqué acepta una multa de 48.000 euros por conducir sin puntos

Piqué, a la salida del juicio rápido. / Afp

La Guardia Urbana lo sorprendió el pasado mes de agosto conduciendo por el centro de Barcelona sin puntos en el carné

P. RÍOSBarcelona

Gerard Piqué tendrá que pagar una multa de 48.000 euros por conducir sin puntos en el carné. El defensa del Barcelona ha aceptado este lunes el pago de esa cantidad por un delito contra la seguridad del tráfico. Piqué fue parado por la Guardia Urbana de Barcelona en el mes de agosto cuando conducía sin puntos en el carné por el centro de la Ciudad Condal.

La condena es mucho menor de lo que solicitaba la Fiscalía, que pedía una pena de 12 meses de multa a 200 euros diarios (72.000 euros), con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago y costas del procedimiento.

En la sentencia, dictada de conformidad con el propio futbolista que admitió los hechos, el Titular del Juzgado de Instrucción 27 de Barcelona le ha condenado por un delito del artículo 384.1 del Código Penal, como autor responsable de un delito contra la seguridad vial por conducción en caso de pérdida de vigencia de permiso por pérdida total de puntos.

A las 14:05 horas del 31 de agosto de 2018, la Guardia Urbana paró a Piqué cuando conducía su coche por el paseo de Gràcia por haber cometido una infracción de tráfico según aparece en la sentencia. El futbolista del Barcelona, según la misma sentencia, conducía su vehículo «pese tener conocimiento de que no podía hacerlo, por pérdida de vigencia del permiso de conducir por haber agotado el saldo total de los puntos» por un expediente anterior del 13 de julio de 2017.

Sabía que no podía conducir

La resolución se le notificó inicialmente publicándola en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el 12 de diciembre de ese año, al no habérselo podido notificar por correo en su domicilio. El 9 de marzo de este año, la Guardia Urbana le informó de la situación en persona y le intervino el permiso conducir, por lo que el jugador sabía que no podía circular.

Además, la sentencia señala que el inicio de la pérdida de vigencia tuvo lugar el 13 de diciembre de 2017 y que, a partir del 14 de junio de 2018, el futbolista pudo haber obtenido una nueva autorización. Para ello, Piqué debería haber realizado un curso de sensibilización y reeducación vial, así como la superación de una prueba de conocimientos.

Gerard Piqué, que ha acudido al el Juzgado de Instrucción 27 de Barcelona junto con su abogado, ha permanecido unos 15 minutos. A la salida del juicio, el defensa azulgrana no ha querido hacer declaraciones.

 

Fotos

Vídeos