Seguridad

El estadio del Rayo provoca una guerra en Vallecas

Imagen exterior del Estadio de Vallecas. /EFE
Imagen exterior del Estadio de Vallecas. / EFE

Las peñas exigen la dimisión del presidente del club, mientras que la Comunidad afirma ahora que «hay margen» para el partido contra el Alavés del 22 de septiembre

AMADOR GÓMEZ Madrid

La clausura del estadio del Rayo por motivos de seguridad que ya ha provocado el aplazamiento del partido de Liga contra el Athletic que debía disputarse el sábado y mantiene en el aire los encuentros frente al Alavés y el Espanyol ha provocado una guerra en Vallecas de las peñas del club franjirrojo contra su presidente, Juan Martín Presa, a quien exigen su dimisión inmediata. «Resulta que el mismo espacio ahora clausurado fue abierto a 13.000 personas hace unos días (el pasado 19 de agosto, contra el Sevilla). ¿Cómo es posible? ¿Qué mensaje se nos manda? ¿Que recemos al cielo porque no haya sucedido una tragedia? De todas las cosas que Martín Presa ha hecho contra el Rayo, esta es la peor. Es hora de que salga. Es el momento de que sepa que sus días se terminan en el palco», afirmó la agrupación de peñas del Rayo Vallecano (Plataforma ADRV).

«Ahora mismo la Comunidad de Madrid (propietaria del Estadio de Vallecas, que no pasa la ITE desde 2012) es la responsable de las obras y ha tomado la medida de que hasta su finalización no se dispute ningún partido. El Rayo es una de las víctimas, como lo son sus aficionados», se defendió por su parte del presidente del Rayo, que reconoce que «hay que intentar ampliar el trabajo los fines de semana». Después de que la empresa adjudicatoria de las obras solicitase una prórroga de un mes que le fue concedida por la Comunidad de Madrid, el Estadio de Vallecas no estará disponible hasta mediados de octubre. Sin embargo, el presidente del Gobierno regional, Ángel Garrido, aseguró este martes que «hay margen» para que las obras en el estadio estén acabadas para el partido Rayo-Alavés, previsto para el 22 de septiembre.

«Se ha hecho lo que cabía hacer. Cuando se ve un problema que puede conllevar inseguridad para las personas, se toman soluciones», destacó Ángel Garrido, después de que durante la primera jornada de Liga un niño se cayese por un hueco a unos escombros tras el partido contra el Sevilla, y de que la afición rayista denunciase que ese día «la grada de tribuna lateral alta experimentaba ciertas sacudidas laterales provocando la sensación de que podía venirse abajo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos