Análisis

Cinco materias que Solari tendrá que aprobar

Solari, durante una sesión de entrenamiento en Valdebebas. /Rodrigo Jiménez (Efe)
Solari, durante una sesión de entrenamiento en Valdebebas. / Rodrigo Jiménez (Efe)

El técnico del Real Madrid debe recuperar a Marcelo, Asensio y Mariano, mejorar la solidez defensiva y encajar a Bale en un equipo que comienza a recuperar el pulso

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Mecido por el optimismo que han generado los tres triunfos ligueros consecutivos y una eliminatoria de cuartos de Copa encarrilada ante el Girona, con una evidente mejoría física y futbolística que ha venido acompañada de cierta recuperación de la pegada perdida, Santiago Solari aún tiene que aprobar una serie de asignaturas pendientes para asentar la recuperación del Real Madrid y consolidar la moral de un bloque que afrontará un crucial mes de febrero en el que habrá de encarar el derbi con el Atlético y el decisivo cruce con el Ajax en octavos de la Champions, competición que una vez más determinará el balance de la temporada. Estos son los principales frentes que tiene abiertos el rosarino al margen del 'caso Isco', que no ofrece atisbos de solución hasta que culmine la campaña, bien con la salida del argentino bien con la del malagueño, toda vez que la convivencia entre ambos es imposible.

Marcelo El desequilibrio ausente

Recuperar la mejor versión del brasileño resulta capital para seguir soñando con una nueva cita con la 'orejona' en la final que el próximo 1 de junio acogerá el Wanda Metropolitano. El zurdo ha quedado relegado al banquillo en los tres últimos duelos ligueros, algo desacostumbrado para un lateral que hizo suyo el carril hace una década y que sólo halló cierta competencia cuando Fabio Coentrao aprovechó sus problemas físicos en el curso 2012-2013 para colarse en los planes de José Mourinho y comprometió una temporada más tarde su presencia en la final de Lisboa gracias a una meritoria actuación en las semifinales ante el Bayern de Múnich que obligaron al ex del Fluminense a partir desde el banco en aquel encuentro que valdría la 'décima'.

El mal estado con que retornó de vacaciones un futbolista al que tradicionalmente le cuesta coger la forma, sumado a las lesiones musculares que ha encadenado y una serie de fallos que han costado goles a su equipo han desencadenado la irrupción en el once de Sergio Reguilón, más aplicado en tareas defensivas. Sólo ha disputado 20 partidos y 1.687 minutos en lo que va de curso, pero su capacidad para desequilibrar en ataque es imprescindible en las grandes citas.

Marcelo, durante el partido de Copa ante el Girona.
Marcelo, durante el partido de Copa ante el Girona. / Juan Medina (Reuters)

Marco Asensio El carro sin dueño

Llamado a ocupar un papel referencial en el Real Madrid post-Cristiano, el balear ha atravesado meses complicados. La salida del luso precipitó que el club descargase sobre su zurda una tremenda responsabilidad a la par que le ofrecía una magnífica oportunidad de convertirse en uno de los puntales del trece veces campeón de Europa. Su rendimiento no ha estado a la altura de lo esperado. Suma 24 partidos y 1.456 minutos pero su incidencia ofensiva ha sido gris. Cuatro goles, tres de ellos en Copa del Rey y sólo uno en Liga (ante el Espanyol en la primera vuelta) son un escaso bagaje para un extremo al que el club protegió eludiendo fichar futbolistas que pudiesen frenar su evolución.

Tampoco le favorecieron aquellas declaraciones en las que alegaba que en la plantilla había compañeros más experimentados para tirar del carro. Baja desde que cayese lesionado en el Mundial de Clubes, el lunes dio el susto en Valdebebas al sufrir una torcedura de tobillo durante el entrenamiento cuando su regreso parecía inminente. Un retorno en el que tendrá que demostrar que puede ser importante en un equipo en el que Lucas Vázquez y Vinicius se han hecho fuertes en su ausencia.

Marco Asensio, durante el partido de la primera vuelta frente al Athletic.
Marco Asensio, durante el partido de la primera vuelta frente al Athletic. / Lluis Gene (Afp)

Mariano El goleador casi inédito

Tras desprenderse de los 50 goles que promediaba por campaña Cristiano, Florentino Pérez atendió casi a última hora las súplicas de Julen Lopetegui y recuperó a Mariano para que Benzema tuviese un relevo de garantías. El Real Madrid pagó 21,5 millones de euros para recuperar al futbolista que un curso atrás vendió por 8 millones al Olympique de Lyon. Venía de marcar 21 goles en 44 partidos con la camiseta del club galo que hicieron replantarse a la directiva si había cometido un error abriéndole la puerta. El interés del Sevilla, que ya lo tenía atado, precipitó la compra aprovechando el derecho de tanteo.

Volvió por todo lo alto con un golazo a la Roma en el choque que abrió la fase de grupos para el campeón de Europa. Dieciocho minutos sobre el césped le bastaron para elevar las expectativas, pero a partir de ahí inició un calvario. Penalizado unas veces por su exceso de ganas y otras por el infortunio, no ha vuelto a mojar. Ha disputado diez partidos, el último de ellos el clásico del Camp Nou, donde sufrió una rotura muscular en el bíceps femoral de la pierna derecha. Los contratiempos físicos fueron acumulándose en las siguientes semanas para el hispano-dominicano, que aún no se ha estrenado a las órdenes de Solari. El argentino, que le tuvo en el Castilla cuando relevó a Zinedine Zidane y antes de que el marsellés ascendiese al ariete al primer equipo, podría aprovechar la visita de este jueves a Montilivi para darle sus primeros minutos después de tres meses en el 'dique seco'.

Mariano remata durante el partido ante el Alavés de la primera vuelta.
Mariano remata durante el partido ante el Alavés de la primera vuelta. / Ander Gillenea (Afp)

Fortaleza defensiva La sangría que no cesa

Los dos últimos partidos de Liga, unidos a la ida de cuartos de Copa del Rey ante el Girona, han mostrado un equipo con más músculo ofensivo –diez goles- pero no han despejado las dudas atrás que acompañan al Real Madrid desde agosto. Dos tantos le endosó el Girona las dos veces que remató entre los tres palos y otras tantas dianas le hizo el Espanyol con seis disparos. 39 goles han encajado los blancos en 33 partidos oficiales entre todas las competiciones, 19 de ellos bajo la égida de Solari, cuyo promedio es de uno por duelo.

Álex Granell bate de penalti a Courtois durante el duelo copero frente al Girona.
Álex Granell bate de penalti a Courtois durante el duelo copero frente al Girona. / Javier Soriano (Afp)

Bale El reenganche del jugador franquicia

El episódico futbolista al que la directiva entregó la condición de líder tras la fuga de Cristiano está de vuelta. El galés retornó en Cornellà-El Prat tras 24 días fuera de los terrenos de juego a consecuencia de su enésimo problema en el sóleo. Lo hizo marcando un gol para coronar una estupenda acción que inició Benzema. Su vuelta plantea una disyuntiva a Solari, que deberá asentarle en un equipo que ha recuperado el tono con Lucas Vázquez y Vinicius en los costados. El gallego es uno de los hombres de confianza del técnico, que apostó por él desde el primer momento tras quedar en segundo plano para Lopetegui. Aporta mucho más trabajo que el galés, al que el rosarino prefiere además en la izquierda. Pero ahí se desenvuelve Vinicius, que ha emergido como uno de los protagonistas de la resurrección del Madrid. Pulir al brasileño es uno de los mandatos de la directiva a Solari, que tendrá que acompasar su crecimiento con la reentrada del héroe de la final de Kiev.

Bale regresó con gol ante el Espanyol.
Bale regresó con gol ante el Espanyol. / Albert Gea (Reuters)

 

Fotos

Vídeos