Jornada 27

Un gris Madrid cumple en Valladolid

Benzema celebra uno de sus dos goles con el equipo. / Afp

El equipo de Solari fue inferior en la primera parte, pero se encontró con dos goles cuando menos lo merecía y luego dominó

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

El Madrid cumplió en Valladolid en la primera de las doce estaciones de su particular vía crucis, sin opciones de ganar la Liga pero con la necesidad de evitar abandonarse para asegurar su presencia en la próxima edición de la Liga de Campeones. El equipo de Solari fue inferior durante la primera parte, pero se encontró con el gol de Varane en un regalo de Masip cuando más sufría y se adelantó en un penalti innecesario a Odriozola que aplacó el ímpetu pucelano y permitió al Madrid respirar con cierta tranquilidad en los segundos 45 minutos para acabar goleando.

Solari recurrió al sistema 4-4-2 en lugar de su habitual 4-3-3 frente a las ausencias de hombres de ataque como Vinicius, Bale, Lucas Vázquez o Mariano y optó por poblar el centro del campo con Ceballos junto a Casemiro, Kroos y Modric. El partido parecía un castigo más que una oportunidad para reivindicarse y eso se notó en la actitud del Madrid, que en los primeros minutos estuvo lejos de afrontar el partido con el mínimo de profesionalidad necesario a pesar de que su capitán, Sergio Ramos, había transmitido días antes la necesidad de aferrarse a la competición para al menos alcanzar la segunda plaza a final de temporada.

1 Real Valladolid

Masip, Antoñito, Joaquín, Calero, Nacho, Keko (Duje Cop, min. 73), Míchel, Alcaraz, Anuar (Verde, min. 63), Óscar Plano (Enes Ünal, min. 85) y Sergi Guardiola.

4 Real Madrid

Courtois, Odriozola, Varane (Vallejo, min. 88), Nacho, Reguilón (Marcelo, min. 89), Casemiro, Kroos (Valverde, min. 74), Modric, Ceballos, Asensio y Benzema.

Goles
1-0: min. 29, Anuar. 1-1: min. 34, Varane. 1-2: min. 51, Benzema, de penalti. 1-3: min. 59, Benzema. 1-4: min. 85, Modric.
Árbitro
Gil Manzano (Colegio extremeño). Expulsó por doble amarilla a Casemiro. Amonestó a Odriozola, Reguilón, Nacho, Courtois y Marcelo.
Incidencias
Partido de la jornada 27 en Primera disputado en el José Zorrilla ante 21.914 espectadores.

El Valladolid, con varias marchas más que su rival, salía veloz tras cada robo de balón y en una de esas arrancadas, Óscar Plano se plantó en el área del Madrid con ventaja y Odriozola le agarró, provocando un penalti que Alcaraz envió a las nubes. El Madrid se libraba de un gol en contra que volvió a evitar apenas un minuto después, cuando Sergi Guardiola remató a la red un pase de la muerte de Keko, que antes había recibido en fuera de juego, provocando la anulación del tanto tras la revisión del VAR. Por si fuera poco para no haberse consumido ni siquiera los primeros 20 minutos de partido, Guardiola perforaba de nuevo la red de Courtois y por segunda vez veía anulado su gol por fuera de juego claro. Un penalti fallado y dos goles anulados, prueba sobrada de lo milagroso del empate a cero a esas alturas para un equipo blanco que rumiaba sus penas por el césped de Zorrilla.

Benzema llevó el primer aviso a la portería del Valladolid, tras un remate de zurda que se fue por encima del arco defendido por Masip, pero si alguien merecía la ventaja era el Valladolid, que al fin encontró el gol legal en un centro desde la derecha de Keko para que Guardiola prolongase hacia atrás, donde Anuar remató a la red.

La debacle parecía total, nada invitaba a pensar en que el Madrid podría reaccionar, pero en un balón al área, Masip falló en la salida ante Nacho y la pelota le quedó mansa a Varane para empujar a la red. Los de Solari se encontraban con el gol sin apenas méritos para ello. Cosas del fútbol, el Valladolid lo tuvo que hacer casi todo para marcar y al Madrid le bastó apenas un leve acercamiento. El tanto restó energía al Valladolid y eso le dio al Madrid una tregua en el último cuarto de hora del primer acto, en el que el Madrid dominó la posesión sin mayores alardes, con un disparo lejano de Casemiro que Masip desvió como mejor ocasión antes del descanso.

El parón le sentó mejor al Valladolid que al Madrid, puesto que los pucelanos volvieron a avisar nada más reanudarse el encuentro, en una internada de Keko y posterior centro al que no llegó Anuar, que dos minutos después se plantó mano a mano ante Courtois y disparó desviado tras ganarle en velocidad a Varane. A pesar de todo, fue de nuevo el Madrid el que se encontró con el premio en un penalti tan claro como absurdo de Óscar Plano a Odriozola, que Benzema transformó en un 1-2 muy diferente de lo visto en el verde de Zorrilla hasta ese momento.

A partir de ahí, el partido fue otro y el Madrid se sintió dominador, especialmente tras el segundo gol de Benzema en un cabezazo impecable del galo, que recuperó el olfato realizador a la par que su equipo se reencontraba con la victoria. Solo la electricidad de Verde y su peligroso golpeo con pierna zurda llevaron algo de zozobra al Madrid, más fresco en el tramo final que su voluntarioso rival, agotado tras el esfuerzo de la primera parte. Los blanquivioletas tuvieron la oportunidad de engancharse al partido, primero en un remate al poste de Guardiola y luego tras la expulsión de Casemiro por doble amarilla -la segunda por obstaculizar el saque de una falta-, pero la ausencia de efectividad les condenó definitivamente a una derrota aún más contundente tras el definitivo 1-4 de Modric.

Más información