Vinícius reclama las bicicletas de Neymar

Vinícius controla el balón en su presentación. /AFP
Vinícius controla el balón en su presentación. / AFP

El extremo de 18 años se presenta en el Real Madrid el mismo día que su «ídolo», el gran objetivo blanco, afirma que se queda en el PSG

MIGUEL OLMEDAMadrid

Bonitos días estos de julio para hablar de bicicletas a toda velocidad, con el Tour de Francia enfilando sus etapas decisivas. Al mismo tiempo, los dos futbolistas brasileños del momento reclaman a golpe de 'lambretta' su cuota de pantalla en los informativos.

Uno responde al nombre de Neymar Junior, viejo conocido para cualquiera que haya abierto un periódico o un ordenador en el último lustro. Entre regate y piscinazo, 'meme' por aquí y filtración de su entorno por allá, por enésimo verano volvía a ser actor protagonista en el culebrón de sobremesa.

No habían pasado ni doce meses desde que montase un circo para cambiar Barcelona por París y ya se decía que Neymar andaba loco por volver a cruzar los Pirineos. Quería jugar en el Real Madrid y al parecer sus deseos estaban correspondidos por el club, necesitado de un golpe de efecto que subsanase la marcha de Cristiano Ronaldo a la Juventus.

Perder al máximo goleador de tu historia, principal artífice de tus cuatro últimas Champions, requiere maniobras finas de mercadotecnia. Ahí aparecía Neymar, icono mundial, garantía de goles y espectáculo. Otro cantar son los vericuetos de vestuario con un futbolista que allá donde va levanta polémica.

Ríos de tinta relataron la historia de amor entre Neymar y el Real Madrid, una aventura de verano que tendrá que esperar, como poco, al de 2019. Porque ayer el brasileño compareció por primer vez desde que abandonase el Mundial de Rusia por la puerta del servicio y zanjó toda duda en torno a su romance castizo. «Me quedo, me quedo en París», aseguró en un acto del 'Instituto Neymar Jr.' en Sao Paulo.

«Ese tema me aburre», añadió el extremo de 26 años. «Todo el mundo sabe el cariño que tengo por el presidente Al Khelaifi, por el país y por la afición», afirmó Neymar, y explicó los motivos de su salida del Barcelona al París Saint-Germain: «Por un desafío, por tener cosas nuevas y por la búsqueda de objetivos. No cambió nada en mi cabeza».

En Madrid, en todo caso, ya se habían preparado hacía tiempo por si Neymar no llegase nunca a lucir su escudo. En mayo de 2017 el club anunció el fichaje de un brasileño, por aquel entonces de 16 años, al que se alumbraba como 'el nuevo Neymar'. Mejor pagar ahora 45 millones de euros –una cifra récord por un menor de edad– que desembolsar 200 de aquí a cinco años, debieron de pensar en las oficinas del Santiago Bernabéu.

«Sueño con jugar junto a Neymar»

Ha pasado un año y Vinícius Junior, que así se llama el muchacho, por fin viste de blanco. El mismo día que Neymar se alejaba del Real Madrid, él se presentaba en el palco de honor de Concha Espina. «Es mi ídolo, siempre le sigo de cerca. Si me parezco a él o si puedo ser mejor, eso lo tenéis que decir vosotros», refería el adolescente, recién estrenada la mayoría de edad, sobre el galáctico del PSG. «Tengo el sueño de jugar con él», añadió encendiendo las alarmas de la rumorología... «Pero si Dios quiere voy a hacerlo pronto en la selección brasileña».

Si a la historia le faltaban bicicletas, por el Bernabéu apareció una leyenda del pedaleo, siempre con una pelota de por medio. Ronaldo Nazario ejerció de padrino de Vinícius en su puesta de largo, una experiencia que el '9' ya vivió hace 16 años, aunque con dos Mundiales en la mochila. «Es un jugador con mucho talento, la esperanza más grande de Brasil». Palabra de mito.

En lo que va ganando revoluciones pegado a la banda, a Vinícius igual le toca foguearse en Valdebebas. «Estaré con el primer equipo y decidirán si en algunos partidos bajo con el Castilla para adaptarme lo más rápido posible», apuntó, reconociendo que el español todavía le resulta «un poco complicado», pero que el vestuario le ha recibido con los brazos abiertos: «Me preguntan y me aconsejan qué debo debo hacer».

Lopetegui, por ahora, presta más atención a su faceta defensiva. De la ofensiva se encarga él. «Ya he conseguido jugar en los entrenamientos como lo hacía en el Flamengo». Por falta de mentalidad no decepcionará: «Vengo del Flamengo, ahí hay mucha presión y estoy acostumbrado. Nunca pienso en fracasar, sólo pienso en vencer, en conquistar todo lo que pueda con la camiseta del Real Madrid». En autoconfianza, Vinícius también se parece a Neymar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos