El Mirandés se lleva un punto en su visita al Deportivo

Imagen del encuentro en Riazor/LaLiga
Imagen del encuentro en Riazor / LaLiga

El empate en Riazor supone sumar un punto para los rojillos pero agrava la crisis de los gallegos

EFE

Un punto para el Mirandés, otro para el Deportivo. El encuentro disputado esta noche en Riazor ha servido para agravar la crisis del Deportivo en el primer tramo de LaLiga SmartBank con un empate (1-1) en el Estadio Abanca-Riazor, donde la grada pidió las dimisiones del director deportivo, Carmelo del Pozo, de forma mayoritaria, y, con menos voces, la de la directiva que preside Paco Zas.

1 RC Deportivo

Dani Giménez; Bóveda, Nolaskoain, Montero, Salva Ruiz; Álex Bergantiños, Gaku Shibasaki (Peru Nolaskoain, min.66); Mollejo, Aketxe, Borja Galán (Christian Santos, min.46); y Borja Valle (Longo, min.75).

1 CD Mirandés

Limones; Carlos Julio, Sergio González, Cristian González, Kijera; Malsa (Guridi, min.90), Antonio Sánchez; Iñigo Vicente (Álvaro Rey, min.60), Álvaro Peña (Matheus Aias, min.81), Merquelanz; y Marcos de Sousa.

Goles:
0-1, min.49: Marcos de Sousa. 1-1, min.54: Mollejo
árbitro:
Ortiz Arias, del Comité madrileño. Mostró amarilla a Mollejo (min.15), Montero (min.60), del Deportivo
Incidencias:
Partido de la octava jornada de LaLiga SmartBank disputado en el estadio Abanca-Riazor ante 13.409 espectadores, según el club local. En el descanso, el Deportivo rindió homenaje a Jacobo Garrido, campeón del mundo en 400 metros libres de natación paralímpica (s9).

El Deportivo, inmerso en una serie de seis partidos sin ganar, estaba obligado a ganar y, además, no le valía hacerlo de cualquier forma. Así lo había defendido el propio vestuario blanquiazul antes del encuentro, pero este no fue como esperaban y encajaron otro golpe que pone contra las cuerdas el proyecto de Del Pozo y también a Juan Antonio Albacete Anquela.

Los deportivistas, tras haber empatado y cogido confianza en Cádiz, tuvieron muchos problemas para trenzar el juego en un partido en el que Anquela se vio obligado a recurrir al recién recuperado Borja Valle en la punta del ataque ante la lesión de Koné, las molestias del venezolano Christian Santos, que se quedó en el banquillo, y el riesgo de alinear a Longo.

Fue el berciano, que esta temporada iba a ser extremo y ha tenido que jugar como referente ofensivo, el más incisivo del cuadro local y el primero en intentar cambiar el marcador, a los 24 minutos, con un disparo desde la frontal que se fue desviado, al igual que un remate de Álex Bergantiños en la mejor combinación de los coruñeses.

También tuvo sus opciones el Mirandés con un lanzamiento con rosca del brasileño Marcos André (min.28) y una falta de Merkelanz (min.38), que se encontraron con las intervenciones de Dani Giménez.

El Deportivo apenas se prodigó en ataque y, a falta de mejores recursos, volvió a emplear un lanzamiento lejano de Borja Valle para comprometer a Limones justo antes del descanso.

Anquela dio entrada a Christian por Galán en la vuelta al césped, pero fue el Mirandés el que, sin cambios, retomó mejor el partido y encontró el gol en una doble ocasión: el primer intento, de Íñigo Vicente, lo sacó bajó palos un jugador del Deportivo y el rechazo lo aprovechó Marcos de Sousa.

En Riazor se escucharon cánticos en contra del director deportivo, Carmelo del Pozo, de los jugadores y de la directiva, no así para el entrenador.

En el terreno de juego, a los blanquiazules se les vio nerviosos, pero mejoraron y empataron en cuestión de minutos con un disparo de Bóveda que se le escapó a Limones y aprovechó Mollejo.

Del Pozo, que afronta su segunda temporada en el Deportivo, volvió a ser señalado por la grada a pesar de que los deportivistas buscaron la victoria tras el empate, pero más con corazón que con juego.

Un cabezazo de Christian Santos a centro de Salva Ruiz fue una de las pocas opciones que fabricaron los coruñeses y los rojillos incluso pudieron llevarse los tres puntos tras un error de los locales que salvó Dani Giménez ante Matheus Aias.