El Mirandés tropieza en Mallorca en su camino hacia el ascenso

El Mallorca coge ventaja en la eliminatoria./RCD Mallorca
El Mallorca coge ventaja en la eliminatoria. / RCD Mallorca

El conjunto rojillo se ve superado por el Mallorca en el partido de ida de la eliminatoria directa por el ascenso a Segunda | El postrero gol de Camacho da esperanzas al Mirandés para la vuelta

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

El Mallorca golpea primero. El conjunto balear consiguió hoy encarrilar el ascenso a Segunda División tras vencer al Mirandés por 3-1 en un partido en el que los rojillos no fueron capaces de frenar la superioridad de su rival. Un tempranero gol del exmirandesista Lago Junior abrió el camino de un Mallorca que se puso 3-0. Sin embargo, el tanto de Pito Camacho permite albergar un halo de esperanza para el partido de vuelta de la semana que viene, en el que el Mirandés intentará hacer valer el factor campo.

3 RCD Mallorca

Manolo Reina; Sastre, Raíllo, Xisco, Bonilla; Pedraza, Salva Sevilla; Aridai (Cano, min.70), Álex López (Ndi, min.84), Lago Junior; y Abdón Prats (Bustos, min.57).

1 CD Mirandés

Limones; Paris Adot, Prieto, Melli, Kijera; Undabarrena, Rúper (Pito Camacho, min.65), Llorente (Peláez, min.56); Yanis (Igor Martínez, min.73), Cervero y Borja.

Goles:
1-0, min.2: Lago Junior; 2-0, min.23: Raíllo; 3-0, min.63: Aridai; 3-1, min.74: Pito Camacho.
Árbitro:
Alexandre Alemán Pérez (Colegio Canario). Mostró tarjeta amarilla a Salva Sevilla por el Mallorca y a Rúper, Prieto, Undabarrena e Igor Martínez por el Mirandés.
Incidencias:
Partido correspondiente a la ida de la eliminatoria directa por el ascenso a Segunda División disputado en el estadio de Son Moix de Palma de Mallorca ante 13.780 espectadores.

Poco tardó en ponerse de cara el choque para el Mallorca, que a los dos minutos inauguró el marcador. Sastre ganaba línea de fondo tras una buena combinación y servía un magnífico centro al punto de penalti, donde aparecía libre de marca Lago Junior. El exdelantero rojillo no fallaba y enganchaba una gran volea para batir a Limones por bajo.

El tanto le sentó de fábula al Mallorca, que a partir de ahí quiso dominar el esférico y consiguió imponer su ritmo. El también exrojillo Abdón Prats pudo incrementar la ventaja en el minuto 10 con un disparo desde dentro del área que se estrelló en la pierna de un defensa. Y en el 13, Álex López no llegaba por centímetros a rematar en boca de gol un buen pase por bajo de Aridai.

El Mirandés se estaba viendo superado por un Mallorca muy vertical, que aprovechaba su velocidad en las bandas y su presión adelantada para acumular hombres en ataque. Ese no era el escenario más adecuado para el conjunto rojillo, que a medida que avanzaba el cronómetro intentó poner calma al juego.

Sin embargo, no tardaría mucho el Mallorca en golpear de nuevo. En el 23, Raíllo enganchaba un cabezazo inapelable a la salida de un córner botado por Salva Sevilla y volvía a batir a Limones, que nada pudo hacer por evitar que el balón entrara en la portería tras estrellarse en el palo.

El Mallorca acababa de encarrilar el partido, pero no la eliminatoria, ya que un solo gol del Mirandés en la ida podría cambiar radicalemnte el escenario. Y a punto estuvo de conseguirlo el conjunto rojillo con dos buenas ocasiones en la recta final de la primera parte. Primero fue Cervero quien, con un remate de tacón, obligó a Reina a estirarse para evitar que el balón se colara por la escuadra. Minutos después, Yanis probaba con un disparo a la media vuelta y en caída que el cancerbero bermellón atajó con solvencia.

Estaba claro que el escenario del choque no era el idóneo para el Mirandés, pero la charla del descanso le vino de fábula al conjunto rojillo, que regresó al césped mucho más entonado que su rival. Los hombres de Alfaro consiguieron al fin la tranquilidad y el equilibrio en su juego ante un Mallorca menos agresivo. Así, los acercamientos del Mirandés no se hicieron esperar. En el 51, Kijera se inventaba un zurdazo desde la frontal del área que se marchó desviado por centímetros. El propio Kijera servía en el 54 un buen pase a Cervero, que tocaba la pelota lo justito en el primer palo como para poner en tensión a Reina. Eso sí, el portero balear volvió a responder.

Tercer golpe y respuesta

El Mirandés estaba achuchando y el Mallorca comenzaba a sufrir. Pero entonces, llegó el jarro de agua fría. En el 63, Aridai cazaba un balón sin dueño al borde del área pequeña y batía de nuevo a Limones con un cabezazo sin oposición.

Al Mirandés no le quedaba otra que remar para, al menos, minimizar el daño ante un Mallorca que pudo marcar el cuarto con un zurdazo desde fuera del área de Bonilla. Y el equipo rojillo acabó alcanzando el objetivo. En el 74, y tras un aviso de Undabarrena, Pito Camacho recortaba diferencias, cazando un pase por bajo de Adot desde la derecha para batir con cierto suspense a Reina.

A partir de ese tanto, el partido acabó de romperse, con un Mirandés volcado, un Mallorca agazapado en busca del contragolpe y muchos nervios sobre el césped. Bustos tuvo en sus botas el cuarto para el conjunto bermellón, pero tras deshacerse de dos rivales disparó alto. Algo similar le pasó a Lago Junior, que en el 79 probó con un disapro cruzado que se marchó fuera por poco. El partido estaba loco y una fea entrada de Prieto derivó en una tangana que paró el ritmo del choque y el Mallorca aprovechó para calmar el juego e intentar conservar su ventaja.

Al final, esa apuesta le dio resultado al conjunto bermellón, que anuló las postreras opciones del Mirandés y dejó encarrilada la eliminatoria. Eso sí, aún quedan 90 minutos en Anduva y el conjunto rojillo sigue vivo. El desenlace, el próximo domingo en el feudo mirandés.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos