Selección española

Aspas disfruta en el tobogán de 'La Roja'

Iago Aspas./Rodrigo Jimenez (Efe)
Iago Aspas. / Rodrigo Jimenez (Efe)

«No tengo vértigo», dice el gallego, que tras aparecer en Wembley ha conquistado a Lopetegui con sus goles y atrevimiento

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Un 10 de noviembre la vida de Iago Aspas dio un giro: recibía por primera vez la llamada de la selección española. La convocatoria llegaba de manera inesperada, ya que había sido la baja de Diego Costa la que le había abierto las puertas. Lopetegui ratificaba así lo dicho unas horas antes al dar la lista para los partidos de Macedonia en Granada e Inglaterra en Wembley. El delantero del Celta estaba siendo observado y en cualquier momento podía entrar en sus planes. Sólo unos días después demostró que era cierto. El gallego entró al campo con 2-0 en contra tras el descanso y se estrenó como goleador en el templo inglés. En el vuelo de vuelta contaba que se había llevado en la maleta toda la ropa por si no volvía.

Poco conocía a Lopetegui, que desde ese momento quedó prendido con Aspas, que ya no volvería a faltar en las listas. «Entré por la lesión de un compañero, que nunca es agradable, pero gracias a eso puede que hoy esté aquí. El entrenador tuvo la oportunidad de verme y el gran trabajo que ha hecho mi equipo me ha dado la oportunidad de seguir viniendo todo este tiempo y estar en la lista para el Mundial. Es cierto que desde que he venido aquí, en el último año y medio me ha utilizado en bastantes posiciones. No sé dónde me voy a desempeñar. Donde más disfruto es dentro del terreno de juego. A mí lo que me gusta es jugar lo máximo posible, ya sea de banda o como '9'», aclaró el máximo goleador nacional, empleado varias veces como revulsivo. «Vértigo no. Me lo he ganado y he trabajado durante este último año muy bien con mis compañeros. Ojalá pudiera haber podido pegar ese último empujón al final de temporada para engancharnos a Europa», lamentó este martes.

Con goles y asistencias se hizo un fijo hasta aparecer también en la última convocatoria, la importante, la que concede pasaporte a Rusia. Será su primer Mundial, ese torneo que veía siendo niño y con el que lloró en 1994 viendo a Luis Enrique sangrando ante Italia en Boston, aquella tarde de junio. Recuerda a aquellos jugadores y sabe que el torneo será como todos los anteriores: «Me basta ver un entrenamiento para ver que hay mucho nivel. Luego en el Mundial hay muchos matices y en un partido malo te vas para casa», reconoce.

Aspas quiere destacar que Julen Lopetegui, de quien destacó que «busca mucho el robo tras pérdida y atacar rápido los espacios para que no se organice el equipo rival» y que premie en esta etapa «a los jugadores sin mirar de qué equipo provienen y que trabajan día a día». «El Celta a lo mejor no es un equipo tan grande como el Real Madrid o el Barcelona y no le ha importado», opina uno de los tres delanteros elegidos para la cita junto a Diego Costa y Rodrigo Moreno. No está Álvaro Morata, con quien ha hablado estos días. «Es una decisión que toma el míster. Sólo podían estar 23 y se han quedado no sólo Álvaro, sino muchísimos compañeros muy buenos fuera, y también tenemos el recuerdo del Mundial, que Götze marcó el gol de la final y no ha entrado en la lista. Esto va por etapas, tienes un año malo y otro compañero tiene la oportunidad de ir. No soy el seleccionador. El que tiene la papeleta jodida por decirlo de alguna manera es él (Lopetegui). Seguramente si yo hiciera una lista, el de al lado otra y el del otro lado otra, seguramente no cuadraríamos, como para cuadrar en el delantero», dijo, antes de negar que firme ser el primer cambio todos los encuentros.:«Me gustaría jugar todos los partidos de titular, tanto a mí como a cualquiera de los 23. También es una virtud que el míster vea en mí poder disfrutar de pocos minutos pero ayudar al equipo en esos minutos que estoy en el campo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos