Directo: Dinamarca - Australia - 21 de junio - Mundial Rusia 2018 | BURGOSconecta

Un punto con distinto sabor

Un punto con distinto sabor
Grupo C

Dinamarca se adelantó en el marcador con un gol de su estrella Eriksen, pero Australia, de penalti señalado gracias al VAR, puso el empate por medio de Jedinak

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

Dinamarca y Australia firmaron las tablas en el Samara Arena en un partido emocionante, con alternativas y que le deja buen sabor de boca a los daneses y menos bueno a los 'aussies'. El choque estuvo marcado por los detalles individuales y no sería porque los australianos que entrena Bert van Marwijk no estaban avisados del peligro de Christian Eriksen. En los días previos se había trabajado en la concentración 'aussie' cómo frenar al volante del Tottenham sin olvidarse del resto de jugadores daneses y el plan sólo duró seis minutos. Ese fue el tiempo en el que Dinamarca fabricó el primer gol de la forma más sencilla. El balón llegó a Jorgensen, que dentro del área se llevó la atención de los centrales y con una maniobra perfecta dejó el balón a Eriksen que, con la derecha, fusiló a un Ryan que poco pudo hacer para evitar el primer gol de los daneses. El plan de van Marwijk se hizo añicos a las primeras de cambio.

1 Dinamarca

Schmeichel, Kjaer, Christensen, Dalsgaard, Stryger, Delaney, Eriksen, Schone, Jorgensen (Cornelius, min. 68), Poulsen (Braithwaite, min. 58) y Pione Sisto.

1 Australia

Ryan, Milligan, Behich, Risdon, Sainsbury, Mooy, Jedinak, Rogic (Irvine, min. 81), Leckie, Kruse (Arzani, min. 68) y Nabbout (Juric, min.74).

Goles
1-0: min. 6, Eriksen. 2-0: min. 36 Jedinak, de penalti.
Árbitro
Antonio Miguel Mateu Lahoz (España). Amonestó a Poulsen (min. 36) y Sisto (min. 84).
Incidencias
Partido correspondiente a la segunda jornada del Grupo C del Mundial de Rusia 2018, disputado en el estadio Samara Arena ante 40.727 espectadores.

El gol permitió a Dinamarca afrontar el partido con más tranquilidad y los australianos buscaban el empate adelantando sus líneas y, sólo por la inercia, lograron acercarse a la portería de Schmeichel con pases largos y balones aéreos en los que aprovechar su altura, pero sin tirar entre los tres palos. Ese pasito adelante lo aprovechó bien Dinamarca para meter el miedo en el cuerpo a Australia en una jugada bien elaborada que terminó con un pase de Dalsgaard desde la derecha que Jorgensen, inexplicablemente, mandó fuera cuando Ryan ya estaba batido. Perdonó Dinamarca y respiró Australia.

Los 'socceros', de la mano de Jedinak, intentaban marcar el ritmo que más le convenía, pero la defensa danesa era férrea y asfixiante como se demostró cuando Kruse tuvo el empate. Entre que se durmió en el área y que la zaga danesa estuvo rápida se frustraron las tablas. Pero la igualada llegó como ante Francia, gracias a una mano absurda de un rival -entonces fue Umtiti y esta vez fue Poulsen- que señaló Mateu Lahoz tras consultar las imágenes después de ser avisado por el VAR. Poulsen, como ante Perú, veía cómo el VAR le pitaba un penalti y Jedinak no desaprovechó el regalo y puso las tablas que hacían justicia y abrían de nuevo el partido. No tardaron los daneses en dar otro susto. Cuatro minutos después pudieron adelantarse de nuevo gracias a un remate de Sainsbury a su propia portería, pero Ryan pudo detener el balón.

Australia, más ambiciosa

Tras el tiempo de descanso, los dos equipos se lanzaron al ataque en busca del segundo gol, pero la que llegaba con más peligro era Australia, en un intercambio de ocasiones en las que el gol podía caer hacia cualquier lado. Los 'aussies', de la mano de un sobresaliente Leckie, provocaban que el seleccionador danés, Age Hareide, tuviera que mover ficha para buscar la reacción de un equipo que echaba demasiado de menos a su gran estrella Eriksen, desaparecida en el Samara Arena desde que marcara el gol. Australia, acostumbrada a no tener que llevar el peso del partido, se sentía incómoda y parecía perder peligro con el paso de los minutos mientras que Dinamarca se sentía incapaz de dar varios pases seguidos y se mostraba errática en la conducción. El partido podía llevárselo el que cometiera menos errores.

Mooy quitaba el polvo a la escuadra de la portería de Schmeichel y Pione Sisto daba la réplica con un remate que se escapó por poco en el intercambio de golpes. Dinamarca parecía conformarse con el punto, mientras que para Australia se antojaba un premio sin mucho valor tras su derrota de la primera jornada. Por eso buscó hasta el final el gol del triunfo, pero unas veces la falta de puntería y otras veces Schmeichel impidieron que se moviera el marcador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos