Fekir, el niño que cumplió un sueño y ahora quiere media Europa

El mediapunta es la estrella de un Lyon en que el siempre aspiró triunfar y será clave con Francia pese al deseo de su padre

Fekir, en un partido contra Brasil./Afp
Fekir, en un partido contra Brasil. / Afp
JAVIER VARELA

Nabil Fekir nació en Lyon y desde pequeño tuvo el sueño de vestir la camiseta del Olympique de Lyon. Tras jugar en un club cercano a la ciudad, con 13 años pudo ver cumplido su deseo y se puso por primera vez la camiseta de su equipo, pero con 14-15 años sufrió la enfermedad de Osgood-Schlatter, que le provocó inflamación en la rodilla y le hizo tener unos problemas físicos que terminaron por dejarle fuera de los planes del Lyon.

Se buscó la vida para seguir jugando al fútbol en otro equipo, pero tres años más tarde, unos ojeadores del Lyon, que siempre habían confiado en él, volvieron a llamar a su puerta para repescarle para el equipo juvenil. Aquella plantilla necesitaba un centrocampista ofensivo y Nabil cumplía todos los requisitos. Pero había recibido una oferta de contrato del Saint Ettiene y el Lyon contratacó a la propuesta de su eterno rival con 1.000 euros para que pudiera sacarse el permiso de conducir. Esa cantidad y el amor por los colores hacia el Lyon, le hicieron decantarse por el conjunto de su ciudad.

Su debut con la primera plantilla llegó el 28 de agosto de 2013, en un partido de la Champions League. En realidad era la previa ante la Real Sociedad y fue el mismo día que Antoine Griezmann, su hoy compañero en la selección, marcaba su primer gran gol en Europa y se situaba de pleno en el mapa futbolístico continental. Tres días después debutó en la Ligue 1 ante el Évian. Su estreno con la camiseta de la selección 'blue' se hizo esperar y fue polémico porque su padre es argelino y presionó al chaval para que vistiera la camiseta del conjunto africano, pero Nabil se siente francés y nunca se planteó defender a Argelia. Su puesta de largo con Francia fue el 26 de marzo de 2015 ante Brasil y curiosamente entró por el citado Griezmann en el minuto 74'. Su relación con la selección francesa no ha sido fácil: sufrió una grave lesión de rodilla el día que debutaba como titular con los 'blue', el 4 de septiembre de 2015 ante Portugal, lo que le obligó a estar seis meses de baja por la rotura de ligamentos cruzados de la rodilla derecha. Y debido a ello se perdió la Euro 2016 disputada en su país.

Referencia en el Lyon

Después de varios años de continuas molestias, Nabil Fekir -que cumplirá 25 años el 18 de julio- ha vuelto a su mejor nivel esta temporada y se ha convertido en el gran referente del Olympique de Lyon con 37 partidos, 22 goles y 7 asistencias. Fekir se ha echado el Lyon a las espaldas y ha ganado peso en el vestuario del equipo desde que Bruno Génésio decidiera nombrarlo capitán del equipo. Una decisión que le hizo alejarse de los comportamientos individualistas de años anteriores -se quejó abiertamente de tener que jugar en la banda derecha- y le hizo madurar hasta ganarse el respeto de todos sus compañeros, además de mejorar su rendimiento en el campo.

En el verde es donde mejor se desenvuelve, sobre todo en la posición de mediapunta. El francés -que tiene contrato con el Lyon hasta 2020- es zurdo y tiene calidad, posee un arranque explosivo, tiene como gran virtud su rapidez de ejecución y para armar el disparo y es hábil en el regate. Además, domina el lanzamiento de las faltas, tiene una buena visión de juego y por sus características se asocia con los compañeros. Estas cualidades y su gran temporada le han puesto en el escaparate, pero el presidente del Olympique de Lyon, Jean-Michel Aulas, tiene como objetivo mantenerlo en la plantilla para que sea el líder del equipo en la próxima edición de la Champions League. Varios han sido los equipos que han puesto sus ojos en él, como el Liverpool y el Atlético de Madrid, pero el conjunto francés no le dejará salir por menos de 60 millones de euros, un precio asequible viendo cómo de loco está el mercado.

 

Fotos

Vídeos