Fútbol

El rompecabezas de los banquillos sudamericanos

Jorge Sampaoli, ex seleccionar argentino. /Reuters
Jorge Sampaoli, ex seleccionar argentino. / Reuters

Tres meses después del Mundial de Rusia, son muy pocos los técnicos que se mantienen en sus cargos

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

El pasado Mundial de Rusia 2018 provocó un auténtico terremoto en los banquillos de las selecciones sudamericanas. Tres meses después, son muy pocos los técnicos que se mantienen en sus cargos. Estos son Tabárez (Uruguay), Gareca (Perú) y Tite (Brasil). Los tres, eso sí, después de superar unas duras negociaciones para manterse en sus respectivos cargos.

Sin embargo, la realidad es bien distinta en México, Argentina y Colombia. Sus entrenadores salieron (en Argentina Jorge Sampaoli, Pekerman en Colombia y Juan Carlos Osorio de México) y siguen sin recambio. Rodolfo Patrón, agente de ASE-GROUP, es un experto conocedor de todo lo que ocurre en el mercado sudamericano, para analizar qué ocurre. «Las selecciones, por lo general, buscan objetivos. Así que, inedudablemente, cuando el objetivo no se cumple se decide no dar continuidad al trabajo. Es lo que pasó con Argentina o México, selecciones que esperaban desarrollar un mejor papel». «Hay pocas excepciones, como las del Maestro Tabárez, quien se mantiene durante muchos años en Uruguay. Al resto no le vale solo con estar en el Mundial, se buscan resultados», destaca el agente.

«Un entrenador español está como primer nombre para México»

La cascada de cambios viene acompañada de la búsqueda de un perfil determinado: «Se mantiene la idea de tener entrenadores maduros y con una trayectoria internacional, como es el caso de Colombia, donde actualmente se está valorando la opción de un gran técnico. Pero, y a diferencia de lo que ocurría antes, también se mira fuera del continente. Es el caso de México, donde hay sobre la mesa el nombre de un técnico sudamericano y otro europeo. Este último se trata de un técnico español, en cabeza para el puesto de seleccionador», desliza Rodolfo Patrón. También cambia la filosofía respecto al objetivo: «Por lo que conocemos de algunas negociaciones donde hemos participado, el objetivo sigue siendo alcanzar resultados a corto y a medio plazo, pero también se quieren sentar las bases para el futuro».

Pero los cambios no solo se han dado en las selecciones mundialistas. El resto también ha vivido esta tendencia. Chile, bicampeona de América, no se clasificó para el Mundial y apostó por dar entrada en el banquillo a Reinaldo Rueda, quien sustituyó a Pizzi. De un banquillo a otro ha ido Juan Carlos Osorio, nuevo seleccionador de Paraguay tras su paso por México. Ecuador, por su parte, ha recurrido al 'especialista' Bolillo Gómez, quien ya clasificó a Colombia para Francia 1998, a la propia Ecuador para el Mundial de 2006 y viene de obrar el milagro de llevar a Panamá a Rusia 2018. Piezas que van poniendo orden a un rompecabezas todavía sin armar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos