Europeo Sub-21

España y Alemania, enemigos íntimos con cuentas pendientes

Marc Roca celebra el gol con sus compañeros./EFE
Marc Roca celebra el gol con sus compañeros. / EFE

Las dos mejores selecciones europeas sub-21 reeditarán la final de 2017, cuando la victoria fue para los germanos

COLPISA, JONAY ANTÓNMADRID

España clama revancha deportiva ante Alemania. La selección de Luis de la Fuente podrá resarcirse de la derrota en la final del último europeo ante la vigente campeona. No hay que ser un iluso para darse cuenta de que estas dos selecciones han sido en este siglo las dos grandes potencias europeas en el mundo del fútbol, también en la sub-21. Una categoría en la que de los últimos seis torneos disputados, cinco de ellos han terminado en las vitrinas de uno de los dos equipos. Los de Stefan Kutz buscan su segundo europeo consecutivo, algo que solo lograron en esta categoría Inglaterra (1982 y 1984), Holanda (2006 y 2007) y España (2011 y 2013), aunque todavía quedan lejos los tres consecutivos que firmó Italia hace más de dos décadas (1992,1994 y 1996).

España juega en torno a dos futbolistas: Fabián Ruiz y Dani Ceballos. El jugador del Nápoles se ha presentado ante Europa con un campeonato sensacional. De hecho, la única derrota de España llegó ante Italia en la primera jornada y se generó cuando el jugador del Nápoles tuvo que abandonar el choque al descanso por lesión. Ante Bélgica no pudieron jugar los dos juntos -Fabián no se había recuperado- y la selección ganó sobre la bocina. A partir de ahí, con los dos futbolistas andaluces juntos, no hay discusión: nueves goles a favor y uno en contra en los dos últimos partidos.

De aquella final en Cracovia (Polonia) de 2017, en España repiten Jorge Meré, Jesús Vallejo, Mikel Merino, Carlos Soler, Borja Mayoral y Mikel Oyarzabal, mientras que en el plantel germánico solo tres jugadores: Dahoud (Borussia Dortmund), Amiri (Hoffenheim) y Öztunali (Mainz), aunque ninguno de los tres está siendo el más destacado. En este campeonato está sobresaliendo la figura de Gian-Luca Waldschmidt, delantero del Friburgo y pichichi de la competición con siete goles, el portero Alexander Nübel, considerado como el relevo de Manuel Neuer, o Marco Richter, centrocampista del Augsburgo, que aunque se perdió las semifinales, lleva en su cuenta tres goles. Pero el peligro de Alemania va más allá de nombres. Es el conjunto más goleador del torneo con catorce goles a favor, mientras que los españoles han sumado doce. Sin embargo, en los goles encajados coinciden, ya que ambos conjuntos han recibido cinco tantos, aunque Alemania ha encajado en todos sus partidos, mientras que España sí lo logró ante Polonia en la fase de grupos.

Fuertes de inicio

El partido será un duelo frenético desde el primer minuto, ya que uno de los puntos fuertes de ambos conjuntos es la forma en la que afrontan los partidos desde el inicio. Muy ofensivos y con un gran manejo de la posesión, Alemania ha marcado en todos sus partidos antes de la media hora de juego, aspecto que España también cumple. Otro detalle positivo es la variedad de jugadores que tienen los dos equipos para perforar la portería rival, con cinco goleadores diferentes en el combinado teutón por siete en el equipo de Luis de la Fuente. Pero claro, dos equipos tan ofensivos y que basan su juego en el ataque tienen unos números defensivos mejorables, ya que reciben muchas ocasiones frente a rivales atrevidos y puede ser un partido muy abierto. Eso sí, el domingo será una final y en los últimos cuatro enfrentamientos entre ambas selecciones se han visto menos de tres goles de media. Esto hace que la efectividad de cara a portería se presente como algo primordial, como ocurrió hace dos años, donde el acierto alemán se impuso a la frustración ofensiva española.

España buscará vengarse del resultado de hace dos años ante Alemania para poder conquistar su quinto Europeo Sub-21 (1986, 1998, 2011 y 2013) y completar su particular repóker.