El debut japonés muestra una nueva realidad a Torres e Iniesta

Torres se desmarca en el partido de su debut. /AFP
Torres se desmarca en el partido de su debut. / AFP

Tras quince años en la élite europea, ambos debutaron en Japón con derrota y comprobaron la complicada situación de sus equipos

JACOBO CASTROMadrid

Quince años en la élite. Campeones del mundo y de Europa tanto con clubes como con selecciones, máximos exponentes de la mejor generación de futbolistas españoles de la historia, finalistas del Balón de Oro. Uno, estandarte del estilo de juego 'made in La Masía' que marcó una época. El otro, la bandera del Atlético de Madrid desde que debutó con 17 años. Hablar de Andrés Iniesta y Fernando Torres es hacerlo sobre dos futbolistas de éxito, de grandes triunfos. Dos leyendas. Sin embargo, este verano ambos decidieron emprender un camino que parece muy alejado de lo que hasta ahora habían vivido.

Los dos eligieron Japón. Muchos podrían pensar que lo más complicado de esta nueva aventura iba a ser el cambio de país: dejar el fútbol español y marcharse al japonés, cuyo nivel es muy inferior táctica y técnicamente. Sin embargo, el gran cambio para los dos campeones del mundo con La Roja será, en principio, el de las aspiraciones deportivas que tendrán en sus nuevos clubes. Antes de marcharse, Iniesta ganó una Liga y una Copa del Rey con el Barcelona, mientras que Torres se llevó una Europa League con el Atlético. En Japón, su presente, y habrá que ver si su futuro, se basará en objetivos mucho más modestos. Algo que ambos comprobaron en su debut en la J1 League.

Iniesta debutó con la camiseta del Vissel Kobe en la madrugada del sábado al domingo ante Shonan Bellmare. El resultado lo dice todo: su equipo perdió 0-3. El manchego ingresó en el campo en el minuto 59 y comprobó de primera mano lo que es, en la actualidad, su nuevo equipo. Pero recibir una goleada en casa no es lo único nuevo para Iniesta, ya que, acostumbrado a luchar por títulos con el Barcelona, tendrá que adaptarse a un equipo que marcha sexto al final de la primera vuelta de la liga japonesa, a 16 puntos del líder. La llegada del manchego para acompañar a otro campeón del mundo como Lukas Podolski, que fichó en marzo de 2017, pretende llevar a lo más alto a un conjunto que, pese a contar con estrellas como Laudrup en el pasado, tiene una historia plagada de sinsabores.

Pero si la apuesta de Iniesta resulta arriesgada, mucho más lo es la de Fernando Torres. El fuenlabreño anunció la pasada semana su fichaje por el Sagan Tosu, penúltimo clasificado de la J1 League, que hasta el momento sólo ha sumado catorce puntos en 17 encuentros de Liga. Una crisis de resultados que Torres pudo vivir en primera persona durante su debut con el conjunto nipón. El canterano atlético disputó 40 minutos en la derrota del Sagan Tosu por 0-1 ante el Vegalta Sendai, la novena de la temporada. Para el '9' la situación cambiará por completo: de luchar por títulos a intentar evitar el descenso. Es la nueva realidad de Torres e Iniesta, que cambiarán la burbuja de éxito de los grandes por el sufrimiento día a día de los pequeños.

 

Fotos

Vídeos