Atletismo

España cierra con seis medallas los Europeos de Glasgow

Álvaro de Arriba celebra su victoria en la final de 800. /Ben Stansall (Afp)
Álvaro de Arriba celebra su victoria en la final de 800. / Ben Stansall (Afp)

Álvaro de Arriba (800), Javier Ureña (heptatlón) y Ana Peleteiro (triple salto) se cuelgan el oro, mientras que Jesús Gómez (bronce en 1.500) y el 4x400 (plata) suman otras dos preseas a la plata con que abrió Husillos la cosecha el sábado

MIGUEL OLMEDAMADRID

Dos medallas de oro más para la delegación española en los Europeos de atletismo en pista cubierta que se disputan en Glasgow. El salmantino Álvaro de Arriba se ha impuesto en la final de 800 metros, en la que ha firmado una marca de 1:46.83. El alicantino Jorge Ureña, por su parte, se ha proclamado campeón de Europa heptatlón, la combinada masculina, con un total de 6.218 puntos.

En la final de 800, la clave de la victoria de Álvaro de Arriba estuvo en el poderoso ataque que ejecutó en la última vuelta, al que no pudieron responder sus adversarios. El británico Jamie Webb, que corría con el respaldo del público, tuvo que conformarse con la plata (1:47.13), mientras que el bronce correspondió al irlandés Mark English (1:47.39). El otro español presente en la final, el murciano Mariano García, acarició el podio al terminar cuarto gracias a su mejor marca personal (1:47.58).

Bronce en Belgrado hace dos años, Álvaro de Arriba completó una carrera de menos a más. Alcanzó en quinta posición el ecuador de la prueba pero escuchó la campana ya primero tras lanzar un ataque que no pudieron contener sus rivales y aguantó sin problemas los intentos de Webb por darle caza.

Más información

Ureña sube otro peldaño

Minutos después del oro de Álvaro de Arriba llegaba el de Jorge Ureña, que cerró el heptatlón adjudicándose la victoria en la carrera de 1.000 metros. Superó con sus 6.218 puntos al británico Tim Duckworth, plata con 6.156, y al ruso Ilya Shkurenyon, que competía como neutral, bronce con 6.145. Es la tercera medalla de un atleta español en combinadas en unos Europeos en pista cubierta, tras la que logró Antonio Peñalver en Génova'92 (bronce) y la que se colgó el propio Ureña hace dos años en Belgrado (plata).

Jorge Ureña celebra su victoria en heptatlón.
Jorge Ureña celebra su victoria en heptatlón. / Ben Stansall (Afp)

Los oros de Álvaro de Arriba y Javier Ureña se suman al que cosechó este domingo por la mañana Ana Peleteiro en triple salto, donde estableció un nuevo récord de España con una marca de 14.73 metros. Entrenada por el cubano Iván Pedroso, Peleteiro logró el primer título de prestigio en su carrera tras imponerse a la griega Paraskevi Papahristou (14.50), plata, y a la ucraniana Olha Saladukha (14.47).

A la cosecha de preseas por parte de españoles se sumaron también este domingo otras dos medallas. Jesús Gómez se colgó el bronce en 1.500 metros. El burgalés alcanzó la meta con un tiempo de 3:44.39. La victoria correspondió al polaco Marcin Lewandowski (3:42.85), que contuvo la arremetida del noruego Jakob Ingebrigtsen, plata con un crono de 3:43.23.

Poco después, Óscar Husillos, Manuel Guijarro, Lucas Búa y Bernat Erta lograban la plata en el 4X400 con un tiempo de 3:06.32, nuevo récord de España. Sólo les superaron los belgas, que se adjudicaron el oro con una marca de 3:06.27. Husillos sumó así su segunda medalla en estos Europeos tras alcanzar el sábado la plata en 400 metros.

Orlando Ortega insinúa una posible retirada

La decepción de la jornada para el bando español vino de la mano de Orlando Ortega, que se quedó a una centésima de la medalla en 60 metros vallas. El subcampeón olímpico terminó cuarto, con una marca de 7.64, una prueba en la que se impuso el chipriota Milan Trajkovic (7.60), por delante de los franceses Pascal Martinot-Lagarde (7.61) y Aurel Manga (7.63).

Ortega se mostró abatido tras la final y dejó un mensaje críptico. «Ha sido un golpe muy duro esta carrera, lo único que quiero es desaparecer de este planeta. Son problemas personales difíciles de comprender y sobre los que prefiero no hablar ahora. En su momento se sabrá. Son problemas personales, pero relacionados con el atletismo», explicó Ortega tras la carrera.

Recalcó que los problemas a los que aludió no tenían que ver con la Federación Española de Atletismo, aunque indicó qu viene arrastrándolos desde hace un mes y son de entidad. Tanto que llegó a abrir la puerta a una retirada. «Es importante hasta el punto de que ahora mismo puedo decir que no sé si seguir», comentó. «La felicidad que tenía hasta hace unas horas ya no está, cuando crees que todo está bien, te das cuenta de que no. En su momento hablaré», abundó. «He tratado de superarme, como me educaron mis padres. He pasado por muchas cosas complicadas, desde estar solo cuando vine de Cuba a España. Cosas que me podían haber afectado, pero nada como esto. Ahora toca intentar arreglar las cosas, sentarme en mi casa y pensar en qué voy a hacer con mi vida, pero igual no está en el atletismo», completó.