El UBU Colina Clinic jugará el play off por el título

La alegría se desbordó en San Amaro./GIT
La alegría se desbordó en San Amaro. / GIT

El conjunto burgalés vence al Cisneros en la última jornada de la liga regular y alcanza la quinta plaza | Los gualdinegros jugarán el play off en su primera temporada en la máxima categoría del rugby nacional

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Una temporada para enmarcar. El UBU Colina Clinic disputará el play off por el título de liga tras finalizar la temporada en quinta posición. La victoria cosechada frente al Completense Cisneros en la última jornada de liga ha permitido esta mañana poner la guinda a una campaña histórica, en la que el Aparejadores ha conseguido sorprender a propios y extraños.

Y es que, meterse en el play off por el título en la temporada de debut en la máxima categoría del rugby nacional no es sencillo. Hace falta calidad y tesón, dos cualidades que el conjunto burgalés ha desplegado esta mañana para llevarse una victoria muy competida.

Afrontaba el partido el UBU Colina Clinic como si de una final se tratara. Y es que, el buen hacer de los burgaleses durante toda la temporada les había permitido llegar a la última jornada con opciones para meterse en el play off. De hecho, los gualdinegros dependían de sí mismos. Si ganaban al Complutense Cisneros, el sueño se hacía realidad. El problema es que el conjunto madrileño también se jugaba mucho, ya que llegaba a San Amaro en plena pelea por evitar el descenso de categoría.

La tensión se palpó desde el primer minuto. Mucho respeto mutuo en los primeros compases, en los que el Cisneros parecía ser el encargado de llevar la iniciativa, ganando las peleas y empujando al UBU Colina Clinic a zonas peligrosas. Sin embargo, el cuadro gualdinegro aguantó y no tardó en igualar las tornas, ganando metros poco y poco. Y así, a base de empuje e insistencia, Jorge inauguraba el marcador en el minuto 12 con un ensayo bien ejecutado, transformado posteriormente por Sirvent.

El Aparejadores golpeaba primero, pero el Cisneros golpeaba más fuerte. Y es que, tras unos minutos sin dueño, Guillermo Domínguez inauguraba el marcador para los madrileños. Cierto es que Soriano fallaba la transformación, pero apenas dos minutos después, Escario volvía a posar el oval tras un contragolpe impecable. Soriano volvía a fallar la transformación, al igual que un golpe de castigo, pero se resarcía en el minuto 30 con otra buena carrera y una transformación que ponía al Cisneros 10 arriba en el marcador (7-17).

El cuadro madrileño se estaba mostrando más sólido que un UBU Colina demasiado errático y falto de ideas en ataque. Al conjunto burgalés le estaba costando un mundo romper la línea defensiva rival, muy bien plantada sobre el sintético de San Amaro. Solo Kleynhans consiguió atravesar el muro rival al filo del descanso cazando el oval tras una patada hacia adelante y firmando el segundo ensayo local. Un ensayo que Sirvent no consiguió transformar, pues su lanzamiento se estrelló en el palo.

Con el 12-17 en el marcador moría el primer tiempo. El conjunto burgalés no podía vanagloriarse de haber firmado una gran primera mitad, pero continuaba dentro del partido. Máxime con un golpe de castigo marcado por Sirvent nada más regresar de vestuarios, que colocaba al conjunto gualdinegro a dos en el marcador (15-17).

Diez minutos después, Cisneros golpeada de nuevo. Stewart interceptaba un pase rival en zona peligrosa y firmaba una nueva carrera para volver a abrir brecha en el marcador (15-22). Una brecha que se incrementó gracias a la transformación de Soriano (15-24).

El choque se encontraba en una fase decisiva y el Colina Clinic necesitaba reaccionar por la vía rápida si no quería que la victoria se marchara hacia Madrid. Y ciertamente, pareció reaccionar gracias a Kleynhans, que en el 56 consiguió romper la línea defensiva con una gran carrera por la banda izquierda y posó el oval para reducir diferencias. Lástima que Sirvent no consiguiera transformar.

El guión se repitió en el 70, cuando el conjunto gualdinegro consiguió zafarse de la presión rival con una patada hacia la banda izquierda que Kleynhans consiguió cazar en zona de posado para volver a poner en ventaja al UBU Colina Clinic (25-24). Eso sí, Sirvent tampoco consiguió transformar desde una posición muy complicada.

A la vista de lo desarrollado hasta el momento, todo hacía indicar que el partido se resolvería en un final de infarto. Y así fue. En el 76, y tras una gran pelea por parte de los burgaleses, África conseguía encontrar el hueco y posar el oval.Kleynhans no fallaba en la transformación y el UBU Colina sentenciaba el choque (32-24).

Por delante, seis minutos en los que el Cisneros necesitaba anotar para intentar la machada, aunque el choque ya estaba ya prácticamente decidido. Y finalmente lo logró. Un postrero ensayo de Escario otorgaba al conjunto madrileño un respiro y les garantizaba la permanencia a pesar de la derrota.

Sea como fuere, el gran protagonista de la jornada fue el UBU Colina Clinic, que en su primer año en División de Honor se ha metido por méritos propios en el play off por el título. La guinda perfecta a una temporada histórica del cuadro burgalés. A partir de ahora, todo lo demás será un premio.