El Espolón recibe abarrotado una San Silvestre de recorrido polémico

La llegada ha tenido lugar en el Paseo del Espolón/PCR
La llegada ha tenido lugar en el Paseo del Espolón / PCR

La carrera popular ha finalizado, por primera vez en sus casi tres décadas de historia, en el centro de la capital /Gamonal espera recuperar la meta en 2019

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Paseo del Espolón vs. Plaza Santiago. La XXIX San Silvestre Cidiana ha estado marcada, para disgusto de la organización, por las críticas por el cambio de recorrido. Durante las últimas semanas se ha hablado más de la finalización de la prueba popular en el Paseo del Espolón, en lugar de la tradicional meta de la Plaza Santiago, que de los corredores o del color morado que ha teñido la carrera para sensibilizar sobre la lucha contra la violencia de género.

El Club Atletismo Florentino Díaz Reig Image, organizadores de la popular prueba, han optado por este cambio de recorrido porque el Parque Santiago ya se quedaba pequeño para la cada vez más numerosa carrera popular. Además, el Paseo del Espolón es más luminoso, aseguraban (como que luce más, vamos), y acabar en el centro de Burgos era una vieja aspiración de la organización.

Una aspiración que no ha gustado a los vecinos de Gamonal, para quienes la meta en la Plaza Santiago es más que una tradición, es un modo de reivindicar el barrio más populoso de la capital burgalesa. La decisión ha despertado innumerables críticas, tanto en las redes sociales como en corrillos por la ciudad, de ahí que en Gamonal confíen en que la organización reflexione y, en 2019, vuelva a llevar la meta al barrio. Además, algunos corredores no se han resignado y acabaron la prueba en Gamonal.

De todos modos, y pese a la polémica suscitada, los cambios no han enturbiado la alegría festiva y la ilusión con la que cientos y cientos de burgaleses han participado en esta emblemática prueba, la tercera más importante del país. Desde la salida, en la Avenida del Arlanzón, hasta la llegada, en el Paseo del Espolón, los corredores han estado acompañados por público en todo momento, siendo la llegada al céntrico paseo especialmente celebrada.

Y, así, con ilusión, buen rollo y alegría ha despedido el deporte burgalés el 2018. Para la trigésima edición, la San Silvestre Cidiana confía en seguir creciendo, seguir sumando participantes e ilusionando a toda la ciudad. También, en encontrar un punto de equilibrio, una solución que satisfaga tanto a la organización como a los burgaleses, para que la carrera de fin de año no se vea desvirtuada por la polémica, como en esta ocasión.