Atletismo

Semenya acusa a la IAAF de haberla utilizado como «conejillo de Indias»

Caster Semenya. /Philippe Wojazer (Reuters)
Caster Semenya. / Philippe Wojazer (Reuters)

La doble campeona olímpica de 800 metros mantiene un litigio con la Federación Internacional de Atletismo a cuenta del nuevo reglamento sobre las atletas hiperandróginas

COLPISA / AFPPARÍS

La sudafricana Caster Semenya ha acusado este martes a la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) de haberla utilizado «como un conejillo de Indias» en el pasado, cuando ha llevado ante la justicia el nuevo reglamento sobre las atletas hiperandróginas.

La doble campeona olímpica de 800 metros acusa en un comunicado a la IAAF de haber experimentado con ella un tratamiento hormonal destinado a reducir su tasa de testosterona, lo que el nuevo reglamento de la federación exige ahora por parte de las atletas hiperandróginas para participar a nivel internacional en las pruebas que van de los 400 metros a la milla (1.609 m). La IAAF estima que una tasa de testosterona elevada ofrece a estas atletas una ventaja injusta en la categoría femenina.

En el comunicado, Caster Semenya se felicita de la publicación por el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) de los detalles de su decisión del 1 de mayo, que había rechazado su recurso contra el nuevo reglamento de la IAAF. La decisión completa fue difundida tras el acuerdo de Semenya, de la federación sudafricana de atletismo y de la IAAF, las tres partes del caso, precisó el TAS.

«La IAAF me ha utilizado como conejillo de Indias en el pasado para experimentar la forma en que la medicación que ellos me pidieron tomar afectaría a mis niveles de testosterona», indica Semenya, citada en el comunicado.

La sudafricana hace referencia a los meses que siguieron a su primer título mundial de 2009: sometida a tests de feminidad y con la prohibición de competir durante once meses, indica haber seguido este tratamiento a petición de la IAAF. «Pese a que este tratamiento hormonal me hizo sentirme enferma de forma constante, la IAAF quiere ahora imponer un grado todavía más elevado sin conocer eventuales efectos secundarios», denuncia Semenya. «No autorizaré a la IAAF a que me utilice y utilice mi cuerpo una vez más», afirma.

La IAFF se defiende

Tras el comunicado de Semenya, la IAAF ha reaccionado con otro texto. «Que los argumentos de todas las partes, así como las conclusiones detalladas del TAS sean hechas públicas va a favorecer la comprensión de este complejo asunto», ha señalado la IAAF. Esto va a «demostrar la necesidad de resolver las disputas entre el derecho de cada individuo a elegir su género, lo que la IAAF protege y respeta enteramente, y la necesidad para el deporte de crear y defender una categoría femenina protegida, accesible sobre criterios biológicos y no según su identidad de género», añade la federación.

Tras ver rechazado su recurso por parte del TAS el 1 de mayo, Caster Semenya apeló después al Tribunal Federal Suizo, que suspendió de forma «super provisional» la aplicación del reglamento para Caster Semenya. El Tribunal decidirá el mantenimiento o no de la suspensión del reglamento tras haber escuchado los argumentos de la IAAF antes de juzgar el caso.