Dakar 2019

Cristina Gutiérrez roza el top 25 y demuestra su fiabilidad por tercera vez

Cristina Gutiérrez junto a su equipo, feliz por haberse superado/BC
Cristina Gutiérrez junto a su equipo, feliz por haberse superado / BC

La única piloto española de coches que ha terminado el rally más duro del mundo repite la gesta por tercera vez consecutiva

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

La feliz historia se repite. Cristina Gutiérrez ha vuelto a finalizar la prueba del motor más dura del mundo por tercera vez consecutiva. La única piloto española que ha sido capaz de acabar el Dakar en coches lo ha hecho esta vez en la 26ª posición absoluta de la clasificación general, a los mandos de su Mitsubishi Eclipse Cross. Además, ha mejorado notablemente el resultado de las dos ediciones anteriores (38ª en 2018 y 44ª en 2017), quedándose muy cerca de los 25 primeros.

«Estamos muy contentos. Las sensaciones son inmejorables porque desde el minuto 0 nos hemos sentido muy a gusto con el coche y todo ha ido genial. Sólo un par de días en los que tuvimos problemas, y de algunas penalizaciones que a mi modo de ver han sido excesivas, nos han impedido acabar más arriba», resumía la piloto antes de subir al podio de llegada en Lima.

Cristina Gutiérrez, a pesar de haberse quedado a las puertas del top 25 -se le ha escapado por tan sólo 13 minutos y medio de diferencia-, ha asegurado que el resultado final es muy positivo: «El puesto 26 en la general, en un tercer año de Dakar, es un triunfo».

La edición 2019 del Dakar ha sido atípica, más corta de lo habitual y se ha disputado íntegramente en un sólo país, lo que ha conllevado que en muchas ocasiones se hayan tenido que repetir los mismos sectores varias veces. Sin embargo, como ya prometió la organización, ha sido también de una extrema dificultad: «Para mi es difícil decir qué Dakar ha sido más duro porque de un año para otro el cambio con el coche ha sido muy grande, pero sí sé que en algunos momentos hemos sufrido mucho», ha reconocido.

Prueba de la gran dureza de la presente edición han sido los numerosos problemas que el dúo formado por Cristina Gutiérrez y su copiloto Pablo Huete han debido sortear para acabar el Dakar. El momento más delicado lo vivieron el quinto día de rally, en la segunda parte de la etapa maratón, cuando rompieron los dos radiadores de su Mitsubishi Eclipse Cross, una avería que estuvo cerca de costarles el abandono.

En la quinta etapa estuvo a punto de abandonar, después de que los dos radiadores de su Eclipse se rompieran

Tampoco ha sido nada fácil afrontar la segunda semana de competición con la elevada temperatura a la que se han visto sometidos en el interior del habitáculo de su coche, en el que llegaron a sobrepasar los 60 grados en la penúltima jornada. Dificultades, en cualquier caso, que han podido esquivar gracias a la extraordinaria fiabilidad de su prototipo dakariano, con el que Cristina se ha sentido muy cómoda: «El coche ha respondido a la perfección y, a la larga, estoy segura de que nos puede dar muchas alegrías».

La piloto oficial de Mitsubishi España ha exhibido a lo largo de todo el Dakar una gran regularidad y ha sido en esta edición cuando menos errores ha cometido. A ello ha contribuido decisivamente su equipo y, por supuesto, su compañero en esta odisea, un Pablo Huete que en su primer Dakar ha demostrado ser, además de buen mecánico, un grandísimo copiloto: «Ha estado impecable, impresionante desde el primer día. Le estoy muy agradecida por toda la confianza que ha depositado en mí. Tiene un gran futuro».

En términos similares se ha expresado Pablo al hablar sobre Cristina y su Dakar: «Le tengo que agradecer la oportunidad que me ha dado de venir aquí y vivir esta experiencia. Es increíble cómo trabaja y cómo pilota, ha demostrado que puede estar perfectamente entre los 20 mejores».

Cristina Gutiérrez ha empleado a lo largo de diez días 55 horas, 56 minutos y 14 segundos en completar los 3.096 kilómetros cronometrados de este Dakar 100% peruano. Además de la 26ª posición global, la piloto del Grupo Antolin también ha sido séptima en la categoría T1.2 (todoterrenos 4x4 diésel modificado) y primera piloto femenina de la general de coches.

Por último, la española ha querido dar las gracias a todos los patrocinadores que la han acompañado en el proyecto durante estos 3 años, así como también a los que se han sumado en esta edición: «Sin ellos no hubiera podido hacer este Dakar». Asimismo, ha dirigido unas palabras a sus seguidores: «Muchas gracias a todos aquellos que me han estado apoyando cada día, enviándome mensajes de ánimo. Me he sentido muy arropada».

Temas

Burgos