Mundial de Resistencia

Shanghái, penúltima puerta antes del fin de fiesta para Alonso

Fernando Alonso, Kazuki Nakajima y Sebástien Buemi. /James Muy (Efe)
Fernando Alonso, Kazuki Nakajima y Sebástien Buemi. / James Muy (Efe)

La disputa de las 6 horas de Shanghái este fin de semana marca la última carrera de 2018 en el WEC, una semana antes de la despedida del asturiano de la Fórmula 1

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMADRID

Tras la decepción de quedar de los últimos en el GP de Brasil de Fórmula 1, Fernando Alonso vuelve a vestirse este fin de semana con los colores de Toyota con el objetivo que siempre ha perseguido desde que comenzó a competir: ganar. La diferencia con respecto a su carrera en el 'gran circo', que ya da sus últimos estertores, es que en Shanghái todo lo que no sea ganar será una profunda decepción.

Alonso vuelve a subirse al Toyota TS050 para la disputa de las 6 horas de Shanghái, quinta prueba de la supertemporada 2018-19 del Mundial de Resistencia y que, además, será la última en el presente año. El asturiano, Sebástien Buemi y Kazuki Nakajima buscan mantener el liderato de la clasificación general, que dominan desde principios de año y en la que tienen a sus compañeros de equipo José María López, Kamui Kobayashi y Mike Conway al acecho. Para ello tendrán que realizar una carrera perfecta, como demostraron los componentes del Toyota 7 en la pasada cita de Fuji.

Si bien en el equipo sólo piensan en un doblete como el cuajado en la carrera de Japón, los componentes del coche 8 únicamente se plantean un objetivo: ganar. Para eso tendrán que tener mucho cuidado, especialmente con los doblados. Si en Fórmula 1 suceden incidentes como el que protagonizaron Esteban Ocon y Max Verstappen, en el WEC, con las diferentes categorías que lo disputan, aún más. «Hay que seguir como hasta ahora y cometer cero errores. Porque en carreras de esta duración cualquier error se paga caro, cualquier toque con un GT o cualquier error de pilotaje que pueda llevar a un abandono. Y eso sería lo peor», advertía Alonso este jueves en el paddock de Shanghái.

En este sentido, Alonso elogia la preparación y nivel de exigencia máxima que tienen en el Toyota Gazoo Racing, su escudería en el WEC. «No ha habido prácticamente ningún fallo, ni ningún imprevisto ante el que no supiésemos reaccionar. Creo que el nivel de preparación, de profesionalidad y de ejecución ha sido muy alto», señalaba el asturiano, obviando el fallo de cálculo que les descalificó en la cita de Silverstone. Quizá por eso, admitió que la falta de rivales directos (son los únicos híbridos de la categoría LMP1) les puede beneficiar. «Es cierto que no tenemos la competencia directa de otro híbrido que nos meta mucha presión y nos pueda inducir a cometer errores. Tenemos un margen que facilita las cosas, pero no sé cuántos pit-stops habremos hecho desde principio de año. Sólo en Le Mans ya fueron treinta y pico. Y que todos salgan bien demuestra la preparación que tiene el equipo», dijo.

«Estoy cansado de los viajes, de los cambios horarios y de todo eso, pero aún estoy supercontento cuando me subo al coche»

«Estoy cansado de los viajes, de los cambios horarios y de todo eso, pero aún estoy supercontento cuando me subo al coche»

Alonso lleva un 2018 de locos. Por eso, en parte, deja la Fórmula 1. Muchos kilómetros, muchos aviones, muy poco descanso. «Me siento un poco cansado», admitía. «Estoy cansado de los viajes, de los cambios horarios y de todo eso, pero aún estoy supercontento cuando me subo al coche. Ya tengo ganas de ponerme el casco y comenzar los entrenamientos libres, porque cada fin de semana es un reto», destacó.

«Hasta luego»

Fernando Alonso afrontará a partir de este fin de semana una semana que no va a olvidar. Son siete días en los que los recuerdos se van a acumular en su mente, hasta que realmente llegue un fin de semana en Abu Dabi en el que, según sus palabras, las emociones se van a multiplicar por 100.

Para conmemorar su marcha de la Fórmula 1, McLaren ha creado una línea especial de merchandising, bajo la marca de ropa del propio Alonso, y que cuenta con un detalle que no ha pasado desapercibido para los fans. La camiseta especial es azul, con sus 32 victorias en la espalda coronadas por las dos estrellas de sus dos mundiales. En el frontal, el logo del piloto asturiano y dos palabras que ya han dado la vuelta al mundo: «Hasta luego». ¿Significa que la retirada de Alonso de la Fórmula 1 es temporal? Sólo él lo sabe, pero de momento ya ha cerrado (o está en ello) un 2019 plagado de carreras. Quizá por eso afronta con tanta ilusión la disputa de cada cita del Mundial de Resistencia: el que es piloto, lo es en cualquier categoría, incluso pese a que eso sea fuera de la Fórmula 1.

 

Fotos

Vídeos