Fórmula 1

Alonso y la IndyCar: ¿amor de verano o mucho más?

Fernando Alonso durante el GP de China/EFE
Fernando Alonso durante el GP de China / EFE

El asturiano quiere recalar en el campeonato estadounidense para conquistar no sólo las 500 Millas de Indianápolis sino también el propio título de campeón del certamen

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

Cuando Fernando Alonso atendió a los medios de comunicación desplazados a Le Mans este pasado verano, tras ganar las 24 horas, fue cuestionado sobre su siguiente objetivo. Lo que se buscaba era que confirmase el secreto a voces de que su destino iba a ser Indianápolis, concretamente las 500 Millas, con las que lograría emular a Graham Hill para ser el segundo piloto en la historia en sumar la Triple Corona a su palmarés. Sin embargo, Alonso fue más allá: ese hercúleo reto se le queda incluso pequeño. «La Triple Corona sigue siendo un objetivo porque solo un hombre lo ha conseguido. También quiero ganar el Campeonato de resistencia, y tengo el campeonato del mundo de Fórmula 1, así que sería una 'súper Triple Corona'», intentaba describir en ese momento.

Nunca ha ocultado que ese es su gran destino a partir de ahora. Sin tener que cumplir con la veintena de Grandes Premios que componen el calendario de Fórmula 1 a partir del próximo mes de diciembre, Alonso se podrá centrar en demostrar (o intentarlo) que es el piloto más completo (eufemismo que muchos pueden leer con el genérico 'mejor') del momento. Su intención no es más que señalar que a diferencia de lo que hacen otros corredores, él puede disputar al primer nivel pruebas tan distintas como las 24 horas de Le Mans y las 500 Millas de Indianápolis, pero también citas como las 6 horas de Silverstone o la prueba de Pocono de la IndyCar, y también ahí ganar.

Desde el campeonato estadounidense no dejan de lanzarle pullas. A sabiendas de que la presencia del asturiano le daría un empujón mediático (y por tanto, económico) al certamen, de producirse, están constantemente lanzándole puyas. Como esos adolescentes que se tiran fichas en el pueblo o la playa durante el mes de agosto: guiños, sonrisas, un peluche en la feria, un baile agarrado o separado, una copa de noche… En busca de que se convierta en un posible noviazgo de verano, o incluso algo más allá.

Este mismo miércoles, festivo en España, hubo un episodio más de ese tonteo, ante las miradas cómplices de todo el mundo, en este caso digital. En twitter, sin venir demasiado a cuento, la cuenta oficial de la IndyCar recordó el momento en el que Fernando Alonso fue líder momentáneo de las 500 Millas de Indianápolis al volante del McLaren Andretti con el que compitió, y abandonó, en 2017. El asturiano recogió el guante y respondió con un gif en el que se dejaba querer.

Negociaciones en marcha

Este 'amor' en las redes sociales entre posible novia y novio no es nuevo, y tiene mucho más fondo de la simple anécdota en las redes. Mark Miles, CEO de la IndyCar y uno de los máximos responsables de que en 2017 se produjese el debut de Alonso en el 'brickyard', fue muy claro horas después del anuncio de la retirada del español de la Fórmula 1: «La decisión anunciada por Fernando ha despertado gran expectación e ilusión entre los seguidores de la IndyCar porque todos esperamos que dispute el campeonato completo». No habla únicamente de las 500 Millas, sino de todo el campeonato.

Por calendario, en 2019 lo puede hacer. A falta de confirmación oficial de las fechas que compondrán el campeonato estadounidense, sólo habría una coincidencia entre el Mundial de Resistencia, donde Alonso competirá hasta las 24 horas de Le Mans de 2019, y la Indy: los test previos a la mítica cita de la Sarthe se disputan el 2 de junio, cuando está previsto (aún se puede mover) la carrera de Detroit de la Indy. Visto el interés que hay por parte de los organizadores, todo apunta a que se podría cuadrar para que Alonso combinase sin problemas ambas competiciones.

Otro asunto bien distinto es dónde podría estar. McLaren quiere seguir contando con Alonso, fuera ya de la Fórmula 1. Zak Brown desvelaba en una entrevista en '20 minutos' durante las 24 horas de Le Mans que su intención era incorporar al español a su plantilla de pilotos de la Indy, si finalmente consiguen desembarcar allí de nuevo. Aquí estriba la principal duda: de momento, McLaren no tiene garantizada su presencia en el campeonato de 2019.

Por si acaso, Alonso se ha empezado a mover con otras estructuras. Y no cualquiera, sino la potentísima que dirige Chip Gannassi, una leyenda en la IndyCar y en el deporte del motor en general en Estados Unidos, donde formaría equipo con Scott Dixon, uno de los favoritos al campeonato. También Penske se ha interesado por sus servicios, si bien aún queda mucho por negociar. Tocan meses de especulaciones, trabajo detrás de bambalinas entre todas las partes (el mercado estadounidense para la marca de ropa de Alonso, Kimoa, puede jugar un factor clave) y muchos rumores harán que Alonso siga en primera línea de los titulares, aunque su marcha de la Fórmula 1 ya sea una realidad.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos