GP de Tailandia

Igualdad, sorpresa y susto de Lorenzo

Jorge Lorenzo, en el box de Ducati en el circuito de Tailandia. /EFE
Jorge Lorenzo, en el box de Ducati en el circuito de Tailandia. / EFE

Dovizioso marca el mejor tiempo en un día con diez pilotos en apenas tres décimas de segundo y en el que el mallorquín sufrió una terrorífica caída

BORJA GONZÁLEZ Buriram

El primer día en la historia del Gran Premio de Tailandia de motociclismo dejó los mejores tiempos de Jakub Kornfeil en Moto3, Mattia Pasini en Moto2 y Andrea Dovizioso en MotoGP; una igualdad prometedora en la clase reina si miramos al domingo (los seis primeros clasificados en 166 milésimas de segundo, con presencia de dos Ducati, dos Honda, una Yamaha y una Suzuki, y los diez mejores en 308 milésimas); la sorpresa de ver unas Yamaha competitivas, en una cita a la que llegaban en palabras propias «con cero expectativas»; y la escalofriante caída de Jorge Lorenzo en el segundo entrenamiento libre que le hace ser duda para lo que queda de de la cita asiática.

El mallorquín salió disparado de su moto en la curva 3 a unos 150km/h, en un accidente causado por un problema técnico y que le llevó primero a la clínica del circuito y después a un hospital de Buriram. Afortunadamente, el incidente no le provocó ninguna nueva fractura, aunque sí que le hizo terminar la jornada con una fuerte contusión en su mano izquierda que agrava su estado físico, después de que llegase a Tailandia con el pie derecho dañado tras la polémica caída de Aragón. «Primero de todo estoy tranquilo por saber que no ha sido culpa mía», reconoció Lorenzo, que llegó a su comparecencia con los medios ayudado en un lado por una muleta y en el otro de su asistente personal.

«Me tenía preocupado el pensar si la anterior lesión ha hecho que me equivocase o que hiciera algo mal, pero no ha sido así. Ha sucedido algo técnico y eso me tranquiliza. Me hubiese gustado no caerme y poder salir mañana, porque lo estaba haciendo bastante bien en el FP2. Vamos a ver. Las posibilidades no son muy altas de que coja la moto mañana, pero hasta que no vea cómo me encuentro no quiero tomar ninguna decisión», añadió tras un accidente que terminó protagonizando una jornada en la que su compañero logró el mejor registro, pese a lo cual se fue al hotel con algunas dudas.

«Me esperaba ser un poco más competitivo desde el primer entrenamiento, pero esperemos a ver qué condiciones nos encontramos mañana. El ritmo no era malo y estamos en el grupo, aunque la sensación no es óptima», confesó Dovizioso después de trabajar en un trazado con un tipo de curvas que son menos favorables de lo esperado para la Ducati y que sí que han ayudado a motos con más paso por curva, como la Suzuki y la Yamaha. «La situación es muy difícil porque al final la moto es la misma, pero hoy hemos sufrido menos», aceptó Valentino Rossi, noveno al final del día. «Por alguna razón hay muchas diferencias entre rodar en un buen circuito y en un mal circuito. Sobre todo comparado con otras motos que son más equilibradas, que siempre van igual. Aragón fue un desastre porque no teníamos nada de agarre y aquí sobre el papel íbamos a sufrir, pero hoy ha sido mejor de lo esperado», añadió.

Un razonamiento con un punto de sorpresa en el que coincidió con Maverick Viñales, el mejor en el primer libre y el segundo más rápido en el segundo. «Yo, sinceramente, estoy como vosotros, por eso no me creo expectativas, intento concentrarme cada día entrenamiento a entrenamiento y vemos que hoy ha tocado estar delante y, si mañana toca estar detrás, pues intentaremos hacerlo lo mejor, sin expectativas», explicó el de Yamaha después de ser preguntado de mil maneras sobre el porqué del cambio en un trazado en el que se esperaba otro desastre. «Ni nosotros lo entendemos, ni Yamaha lo entiende», dijo entre risas Rossi, en un discurso que repite en las últimas semanas.

«Yo creo que es real, porque encontrar el límite con los neumáticos en esta pista es fácil», señaló Marc Márquez acerca de la igualdad en la clasificación, en otra jornada en la que hizo su camino y de la que salió en el grupo de los favoritos para pelear por la victoria, un pelotón que tendrá que aclararse este sábado pero en el que el líder de MotoGP incluyó a Viñales o a su compañero Dani Pedrosa, y en el no metió con tanta claridad a Dovizioso, aunque sigue siendo el rival en el que más tiene puesta las miradas. «En el test teníamos neumáticos diferentes atrás y se podía marcar más la diferencia, ahora cuesta más. Pero una cosa es una vuelta y otra 27 seguidas, así que será vital encontrar un buen ritmo», alertó el de Honda. Ese será el trabajo de la segunda jornada en Buriram, además de conseguir un buen puesto en la parrilla de salida del domingo.

Más información

 

Fotos

Vídeos