GP de Italia | Moto3

Magistral victoria de Martín

Jorge Martín. /Reuters
Jorge Martín. / Reuters

El piloto madrileño se impone en Mugello a los italianos Bezzecchi y Di Giannantonio en un ajustado final que dejó un podio separado por 43 milésimas de segundo

BORJA GONZÁLEZMugello (Italia) Enviado especial

«Nuestra moto no tiene la aceleración de la KTM, así que sería ilógico querer salir segundo o tercero, porque no puedo adelantarles. Tendré que intentar tirar a muerte en la última vuelta y, a malas, si sales primero y te pasan, acabas tercero, porque más de dos no te pasan y un tercero sería bueno para mí viniendo de donde venimos». Este había sido el sábado el análisis del autor de la 'pole', Jorge Martín, que, además, había dominado todos los entrenamientos en el fin de semana.

Un buen síntoma en cualquier circuito pero no tanto para Mugello, un trazado acostumbrado a ver grandes grupos con continuos cambios de posiciones, con resultados finales de infarto y decididos en la misma recta de meta. Y donde KTM había ganado en los últimos cinco años. Pero Martín pudo gestionar el mal 'presagio' para imponerse en un apretado final y sumar su tercer triunfo del año, uno muy importante tras los dos inmerecidos ceros de Jerez y Le Mans (por errores de Canet y Bezzecchi).

«Sabía que tenía que intentar estar tranquilo, porque el final iba a ser difícil con Bezzecchi ahí. He hecho el último sector lo mejor que he podido y me ha salido. Es muy importante el resultado después de dos ceros», reconoció. Martín tiró desde el principio y logró un primer buen saldo de su empuje: limitar el grupo de cabeza a tres pilotos, con el citado Bezzecchi, líder de la general, y su compañero Di Giannantonio. Los tres rodaron siempre juntos, con las dos Honda más fuertes en los tres primeros sectores del circuito y la KTM dominando en el último. Y como tenía en mente, el español aguantó primero e hizo una salida de la última curva excepcional, tanto como para aguantar el empuje de Bezzecchi y llevarse la victoria en un podio separado por 43 milésimas de segundo, el quinto más apretado de la historia del Mundial.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos