Los embargos de viviendas caen otro 24% hasta mínimos desde la crisis

Construcción de un edificio de viviendas. /R. C.
Construcción de un edificio de viviendas. / R. C.

En el primer trimestre se iniciaron casi 1.500 ejecuciones hipotecarias por impago de primeras residencias

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El problema de los desahucios de vivienda continúa calmándose aunque todavía son centenares las familias que viven en el amargo trago de tener que pasar por esta situción tan conflictiva. Hasta el primer trimestre de este año, el número de ejecuciones iniciadas por impago de las hipotecas se ha reducido otro 24,7% hasta registrar 2.018 casos. Se trata del dato más bajo de la serie histórica del INE, que comenzó en el peor momento de la crisis.

Por ejemplo, en el primer trimestre de 2014 se registraron más de 12.000 procedimientos de embargo hipotecario, una realidad que se ha ido reduciendo poco a poco con el paso de los años, motivado fundamentalmente por la rebaja sustancial de los tipos de interés (se encuentran en mínimos dle 0% desde hace más de tres años), la mejora de la economía española (con la reducción del paro y el incremento de la actividad), así como por las medidas de reestructuración pactadas entre los afectados y los bancos.

En el caso de las viviendas habituales -las que sirven como hogar para las familias, y no como segundas residencias-, se han registrado 1.490 procesos de ejcución hipotecaria, lo que supone una reducción del 27% con respecto al primer trimestre del año pasado. En apenas tres años, se ha pasado de algo más de 6.000 embargos por esta circunstancia a menos de 1.500.

El 23,1% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas sobre viviendas en el primer trimestre corresponde a hipotecas constituidas en el año 2007, el 15,8% a hipotecas constituidas en 2008 y el 13,1% a hipotecas de 2006. El periodo 2005-2008 concentra el 59,9% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas este trimestre.

El contexto más benigno que viven las familias, con una mayor sensibilidad social ante verdaderos dramas incluidos los desalojos, es el opuesto al que se encuentran las empresas, donde las ejecuciones hipotecarias de viviendas siguen creciendo mes tras mes. Entre enero y marzo se han registrado 5.322 casos de embargo hipotecario, lo que implica un crecimiento del 29,6% con respecto a los mismos meses de 2018. En el caso de los solares, el auge de las ejecuciones ha sido también superior al 25%.