De Guindos advierte del riesgo persistente en el sector bancario

De Guindos advierte del riesgo persistente en el sector bancario

El vicepresidente del BCE subraya en Londres los problemas de rentabilidad y aboga por completar la unión bancaria

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal en Londres (Reino Unido)

El vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos, ha saludado en la City de Londres la «positiva sorpresa» de un 0,4% de crecimiento en la eurozona, en el primer trimestre de 2019, pero ha advertido de que «los riesgos a la estabilidad financiera que han existido desde hace un tiempo persisten y no son ya mitigados por una mejor perspectiva macroeconómica». Completar la unión bancaria sería un componente del remedio a esta situación.

De Guindos ha enumerado cuatro riesgos fundamentales: un incremento desordenado de las primas de riesgo, preocupaciones por la sostenibilidad de la deuda, desequilibrios en el sector financiero no bancario y la baja rentabilidad de los bancos. Su mensaje en Londres se ha centrado en este último aspecto, señalando la importancia que tiene para el crédito y la inversión, y para la transmisión de la política monetaria a la economía en su conjunto.

El rendimiento de los fondos propios de los bancos en la eurozona alcanzó el 6% en 2018, un 3% más que hace dos años, pero la mayoría de los bancos estiman que el coste del capital es entre el 8% y el 10%. «No es sostenible en el largo plazo», afirma De Guindos, que ha indicado que el principal componente del aumento ha sido la reducción de la morosidad: de un 7% en el porcentaje agregado de bancos significativos al fin de 2015 al 3.6% en el final de 2018.

En un contexto de tipos de interés bajos o negativos, que «va a perdurar en el futuro previsible», «desarrollar flujos de ingresos más allá de las rentas netas del interés- como tasas o comisiones- será vital para aumentar la rentabilidad en los próximos años», según De Guindos. Otro elemento esencial es, en palabras del vicepresidente del BCE, la reducción de los costes. Con dos aspectos: escala y tecnología.

Consolidar

«La eurozona tiene demasiados bancos, demasiadas sucursales y demasiado personal bancario», ha sentenciado, en un pasaje contestado por algunos miembros de la audiencia, que han subrayado la importancia de los pequeños bancos italianos que conocen a sus clientes o de la pequeña y mediana banca alemana para el desarrollo de sus industrias. De Guindos contrapuso el ejemplo de la concentración del sector en España tras la absorción de cajas de ahorro en la crisis.

El exministro español señaló en su discurso que la mayor escala permite inversiones más ambiciosas en tecnología. Los bancos que han tenido mejores resultados, según datos del banco central, han reducido sucursales y han aumentado su gasto en tecnología informática en torno al 60% desde 2009 a 2017. Esa transformación se produce en un contexto de mayor competencia por parte de nuevas empresas 'fintech' e intermediarios financieros no bancarios.

Las regulaciones sobre requerimientos de capital tras la crisis son fuente adicional de costes y en este aspecto De Guindos ha comparado negativamente la parcelación nacional de la eurozona con los bancos interestatales en Estados Unidos. Apoyó sin ambigüedad la necesidad de «completar la unión bancaria, incluyendo la introducción de una garantía europea de depósitos y el fin de opciones y discreciones nacionales».