Burgos no se libra del incremento del precio de los carburantes

Los precios de los carburantes se han visto incrementados esta tercera semana de agosto/Rodrigo Jiménez
Los precios de los carburantes se han visto incrementados esta tercera semana de agosto / Rodrigo Jiménez

La cuarta subida consecutiva en el precio de gasolina y gasóleo los deja en el máximo de lo que llevamos de año | La Federación de Asociaciones de Estaciones de Servicio de Castilla y León ha mostrado su oposición a la iniciativa del Gobierno central de gravar el uso de diésel

Andrea Ibáñez
ANDREA IBÁÑEZBurgos

El precio medio de la gasolina y el gasóleo se ha vuelto a disparar en esta tercera semana de agosto. Y ya van cuatro incrementos consecutivos, lo que ha permitido que el precio de los carburantes marque su máximo anual, una circunstancia que también se ve reflejada en Burgos.

Así, el precio medio de la gasolina en la capital provincial ha alcanzado 1,314 euros el litro de 95 octanos y 1,439 la de 98. Con respecto al precio del diésel en la ciudad, está fijado en 1,33 euros el litro de media.

En la capital se puede encontrar el precio de la 95 desde 1,249 en la más barata hasta 1,339 en la menos. En el precio del diésel se puede pagar hasta 1,249 euros el litro en la más cara desde 1,13 en la más económica. En la provincia, Briviesca es la localidad con los carburantes más baratos, en la gasolinera de la carretera Belorado km 0,5 en la BU-710, se encuentra a 1,197 la gasolina de 95 octanos y 1,089 el litro de diésel. Por el contrario, la gasolinera más cara se encuentra en la A-1 a la altura de Villalmanzo a 1,369 el litro de 95 y 1,258 el de diésel.

Gasolineras más baratas en Burgos

Burgos ciudad
Carretera Burgos-Quintanadueñas km 3
Provincia
Briviesca, carretera Belorado km 0,5 Bu-710

Con estos precios, Burgos se sitúa en la cabeza de la comunidad autónoma en algunos aspectos. Así, sólo Salamanca iguala los precios de la gasolina 95, mientras que la gasolina de 98 octanos más cara se encuentra en Zamora (1,443 euros el litro de media). Para encontrar los precios más económicos, toca viajar hasta Palencia, donde se halla la gasolina de 95 a 1,275 euros el litro, y León, a 1,406 euros en la de 98 octanos.

En cuanto a las zonas fronterizas con la comunidad destaca por cara Álava, con precios de 1,332 euros el litro de gasolina 95 y 1,458 euros la 98. En el otro lado de la balanza están Navarra y La Rioja, dos de las provincias españolas en las que se pueden encontrar los precios más bajos. Por su parte, Baleares se encuentra en el otro lado de la lista.

Tendencia al alza

Sea como fuere, los precios actuales son el resultado de una tendencia alcista que ha derivado en máximos anuales. Así, el litro de gasolina ha alcanzado los 1,327 euros de media en el conjunto del territorio nacional tras subir un 0,075%, llegando así a niveles que no alcanzaba desde mediados del mes de julio, según los datos ofrecidos en el Boletín Petrolero de la UE. Por su parte, el precio del gasóleo ha llegado a los 1,228 euros esta semana, igualando el máximo desde finales de junio al subir un 0,16%.

Esta nueva subida se debe a que el precio valor de petróleo Brent, el más utilizado en Europa, cotizaba este jueves a 74,5 dólares, mientras que el barril de crudo Texas americano se situaba por encima de los 67,7 dólares, después de haberse encarecido más de dos dólares en ambos casos con respecto a hace una semana.

Para que se hagan una idea, con estos precios, llenar un depósito de unos 55 litros cuesta hoy, hablando de gasóleo, 67,5 euros, lo que significaría 8,7 euros más que hace un año. El incremento interanual es del 14,7%. Por su parte, la gasolina ha sufrido un ascenso del 11,5%, lo que se traduce en 7,4 euros más a pagar por el consumidor (72,9 euros) respecto a las mismas fechas del año pasado.

A pesar de este nuevo repunte de la gasolina y el diésel en nuestro país, los carburantes son más baratos en España que en la media de la UE y la zona euro, donde el precio medio de venta al público del litro de combustible Euro-Súper 95 se sitúa en 1,465 euros y 1,511 euros, respectivamente, mientras que el litro de gasóleo cuesta 1,355 euros en la media de la UE y 1,357 euros en la eurozona.

Nuevos impuestos

Pero ahí no acaban los incrementos. O al menos, eso parece. Y es que, el nuevo impuesto al carburante previsto para el año 2019 supondría aumentar diez céntimos más el gravamen del gasóleo, lo que repercutirá positivamente en las arcas públicas, que verán disparadas su recaudación teniendo en cuenta el alto número de coches diésel del parque español. La parte negativa es que serán los conductores los que asuman el coste de ese gravamen.

En este sentido, la Federación de Asociaciones de Estaciones de Servicio de Castilla y León (Fereclaes) mostró este jueves su oposición a la iniciativa del Gobierno central de gravar, a través de una nueva fiscalidad, el uso y consumo del combustible diésel por ser discriminatoria respecto a otros combustibles y suministros eléctricos. Fereclaes denunció en un comunicado la medida del Ejecutivo por «perjudicar grave e innecesariamente» a los consumidores y al sector de estaciones de servicio y además tacharon no solo de «inoportuna» dicha medida, sino de «carente de sustento material y legal» por su inminencia, la ausencia de periodo transitorio, la absoluta falta de información y justificación frente al consumidor, y sobre todo, la falta de justificación normativa que acredite su adopción. Esta subida, en definitiva, impactará en el precio del diésel de cara al cliente, que vería igualado el coste de este con el de la gasolina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos