Cae un 3,15% el número de turistas rurales, aunque suben levemente las pernoctaciones

Cartel identificativo de casa rural./BC
Cartel identificativo de casa rural. / BC

El espectacular descenso del 36,68% en el número de viajeros extranjeros, que bajaron hasta los 1.457, lastra el balance provincial del mes de julio

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

Menos viajeros pero se mantienen las pernoctaciones en Burgos. Este es el balance, similar en términos generales al de los seis primeros meses del año, de la encuesta de ocupación de alojamientos de turismo rural de la provincia de julio. 10.875 personas durmieron en estos establecimientos durante el séptimo mes de año, un 3,15% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior.

Los turistas nacionales crecieron en un 5,49% hasta alcanzar las 9.418 personas, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). En cambio, la espectacular caída del 36,68% en el número de viajeros extranjeros, que bajaron hasta los 1.457 veraneantes, lastró el balance provincial y lo dejó en color rojo tras dos meses con buenos porcentajes de crecimiento: 5,24% en junio y 15,33% en mayo.

No obstante, este descenso de viajeros no se notó en el número total de pernoctaciones, ya que subió un 0,07%. En concreto, se registraron 25.124 noches, 21.712 de españoles y 3.412, de extranjeros. Como ocurre en el caso de los viajeros, la cifra de pernoctas de las personas cae y la de los nacionales sube. Los primeros mejoraron su dato de julio de 2018 en un 1,97% y los segundos empeoraron su cifra en un 10,56%.

Burgos es la décima provincia con más pernoctaciones de España, pero su comportamiento no fue positivo, como sí fueron los experimentados en el conjunto de Castilla y León, donde se registró una subida del 9,8% del número de noches y un 10,33% en la cifra de turistas, y en España, que también mejoró sus resultados en pernoctas (5,22%) y en viajeros (7,94%).

Más estancia en Burgos

Por el contrario, sigue al alza la estancia media de los turistas en alojamientos rurales burgalesas, que pasó de ser de 2,24 a 2,31 días durante el séptimo mes del año. El dato es similar al de Castilla y León (2,3 días) e inferior al nacional (3,12 días), si bien en el estado y en la región, al contrario que en Burgos, cayó la duración de las vacaciones en comparación con julio de 2018.