Sánchez se aferrará a la legislatura aunque no logre aprobar los Presupuestos

La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño. /EFE
La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño. / EFE

La ministra de Economía admite la posibilidad de prorrogar las cuentas heredadas del Gobierno de Mariano Rajoy

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

Con Presupuestos para el año próximo o sin ellos, Pedro Sánchez está dispuesto a seguir adelante con la legislatura. El presidente del Gobierno guarda en su manga la carta de la convocatoria electoral pero, aunque las encuestas sean ahora favorables al PSOE, parece que no tiene intención de jugarla en un futuro próximo. Ni siquiera si las formaciones independentistas se enrocan en su voto negativo a las cuentas públicas.

 Desde el Ejecutivo y sus socios de Unidos Podemos se presiona, especialmente a Esquerra, con la necesidad de sacar adelante los primeros Presupuestos expansivos en años. El 'sí' de los republicanos permitiría incluso la aprobación con una abstención de los diputados del PDeCAT en segunda votación. Pero si los de Oriol Junqueras no dan su brazo a torcer, el Gobierno ya cuenta con un plan b. Es lo que trasladó ayer Sánchez a la Ejecutiva socialista. La alternativa del jefe del Ejecutivo pasa por impulsar la agenda social aún a pesar de verse obligado a prorrogar las cuentas que heredó de Mariano Rajoy. Entre las prioridades de Sánchez se encuentra el incremento del salario mínimo o la actualización de las pensiones, puntos que figuran en el acuerdo que rubricó con Pablo Iglesias el pasado 11 de octubre. La fórmula para lograr estos objetivos sería la de gobernar a base de decretos ley, en teoría reservados para casos de urgencia y extrema necesidad.

La ministra de Economía se refirió este lunes desde Bruselas a una posible prórroga de los Presupuestos en el caso de que los independentistas no se abran a negociar. Según señaló Nadia Calviño, el Ejecutivo trabaja para tratar de armar consensos, pero si estos no se diesen se seguirá adelante con las cuentas de 2018.

La titular de Economía insistió en la necesidad de desligar la causa judicial contra los dirigentes secesionistas de unos Presupuestos que son los que «España necesita», incluidos los ciudadanos catalanes. El ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, se expresó en la misma dirección. Según señaló el número tres de los socialistas, las fuerzas independentistas deberán decidir «si les importa el salario mínimo, las pensiones o la dependencia». «El Gobierno -continuó- tiene más claro que en cualquier otro momento que su obligación es dar la estabilidad al país que otros niegan. Por tanto, el propósito es agotar legislatura y ganar las próximas elecciones».

¿Pacto PSOE y Ciudadanos?

Las llamadas al acuerdo del Gobierno han caído en saco roto. También, por el momento, las gestiones que ha realizado Pablo Iglesias, quien ha visitado en la prisión de Lledoners a Oriol Junqueras y conversado por teléfono con el fugado Carles Puigdemont. El secretario general de Podemos, quien desde el instante en que se planteó la moción de censura a Rajoy abogó por agotar la legislatura, cree ahora que las generales están más cerca que nunca porque no se están «poniendo las cosas fáciles» a quienes apuestan por el diálogo. Y, según dijo el sábado durante el lanzamiento de la campaña para las municipales de su partido, buena parte de la culpa corresponde al Ejecutivo: «¿Por qué tiene que pagar el autoritarismo del anterior Gobierno y la falta de audacia de éste la gente trabajadora?».

De haber un adelanto electoral, Iglesias saldrá a por todas. Y eso incluye reabrir la batalla por el liderazgo de la izquierda con Sánchez. De momento, ayer aludió a un futuro pacto entre el PSOE y Ciudadanos, al estilo del que el actual presidente firmó con Rivera en febrero de 2016. «Quiero pensar que el Gobierno y Sánchez quieren otra cosa, pero no hay que descartar esa posibilidad, por eso nosotros saldremos a ganar», dijo. Aún sin poder descartarse una reedición de aquel acuerdo, la relación entre socialistas y liberales se antoja mucho más complicada de conducir que hace dos años y medio, muy especialmente en todo lo que concierne a Cataluña.

.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos