Extremadura, Andalucía y Canarias, las comunidades menos competitivas de España

Gran Vía de Madrid, la comunidad más competitiva./Archivo
Gran Vía de Madrid, la comunidad más competitiva. / Archivo

Madrid, País Vasco y Navarra encabezan el índice que, en conjunto, ha aumentado un 4,3% respecto al año pasado, según un informe del Consejo General de Economistas

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

Malas noticias para Extremadura, Andalucía y Canarias, que son las comunidades peor posicionadas en la tabla del Índice de Competitividad Regional (ICREG) debido a sus bajos niveles per cápita, tasas de desempleo o peor nivel formativo de sus habitantes. Por el contrario, Madrid, País Vasco y Navarra encabezan el ranking dado a conocer este martes en la segunda edición del Informe de la Competitividad Regional en España 2018 elaborado por el Consejo General de Economistas.

En conjunto, la competitividad estructural de las 17 comunidades autónomas aumentó un 4,3% en 2017 respecto al año anterior. Esta cifra supera ampliamente el crecimiento medio del periodo 2008-2017, que fue del 1,5%, pero es la tasa más baja de las obtenidas en la recuperación económica (2013-2017), algo que concuerda con la desaceleración económica de España apuntada en diferentes informes, apuntan desde el Consejo. Aunque, como dato positivo, el informe desvela que todas las comunidades han recuperado ya los valores previos a la crisis.

Los expertos han anunciado que, más allá de las cifras exactas del ICREG, las regiones más competitivas son las que están en el interior del denominado 'triángulo competitivo', la zona entre los vértices de Madrid, Cataluña y País Vasco. «Persiste una importante brecha de competitividad entre las comunidades», ha explicado Patricio Rosas, coordinador del informe.

Pero hay comunidades que han reducido «en gran medida» su brecha competitiva este último año, es decir, han aumentado su puntuación en el índice respecto a los valores medios. Se trata de Canarias, Extremadura, Andalucía y Castilla-La Mancha que, según ha comentado José Carlos Sánchez de la Vega, director técnico del informe, las que parten de niveles inferiores son este año las más dinámicas porque tienen el techo más alto, lo que llevará a «una mejora en la tasa de bienestar de los ciudadanos».

Pérdida de competitividad en Cataluña

Sobre Cataluña, Rosas ha argumentado que aunque esta comunidad crece por debajo de la media, sigue manteniendo su nivel competitivo sino que el comportamiento ha sido «menos intenso que el del resto». La situación política en Cataluña empeoró «a partir de octubre de 2017», por lo que el índice no sufrió mucho «por ser unos pocos meses». «El comportamiento en 2018 ha sido bastante plano, ha bajado su nivel competitivo», ha explicado Rosas, aunque ha dicho que «no tiene por qué tener relación estrecha» con la situación política.

La única comunidad que desciende en 2017 su valor en el índice de competitividad es Baleares que ha aumentado sus niveles de desigualdad entre la población, tiene una tasa más baja de innovación que en años anteriores y un nivel de productividad menos intensa, han señalado.

 

Fotos

Vídeos