La economía burgalesa sigue creciendo, pero a ritmo inferior que Castilla y León

La industria manufacturera sigue tirando de la economía burgalesa./GIT
La industria manufacturera sigue tirando de la economía burgalesa. / GIT

El Colegio de Economistas de Valladolid prevé que el ritmo de crecimiento de la economía y el empleo siga ralentizándose en 2018

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

La economía burgalesa mantiene su tendencia al alza, pero lo hace a menor ritmo. Esa es, sin duda, la principal conclusión que se puede extraer del último informe del Colegio de Economistas de Valladolid (ECOVA), un informe que sitúa a Burgos a la cola del crecimiento de la comunidad autónoma.

En este sentido, la provincia se sitúa en el octavo lugar de la comunidad en el 'semáforo', una de las herramientas utilizadas por el Colegio de Economistas para valorar la tendencia acumulada. De las 40 variables que analiza esa herramienta, Burgos sólo presenta mejores datos que la media regional en 15, superando por poco a Segovia (14) y quedándose muy lejos de Valladolid (27).

Sin embargo, no todo es malo. De hecho, Burgos continúa presentando indicadores positivos en prácticamente todos los ámbitos, mejorando en muchos casos las cifras de 2016. Según explica Juan Carlos de Margarida, presidente del ECOVA, «la economía burgalesa presenta, hasta el momento, una gran fortaleza apoyada en un entorno global favorable a pesar de la subida precio del petróleo y la incertidumbre de Cataluña».

A este respecto, desde el ECOVA se destacan varios aspectos, como el dinamismo del mercado laboral. Cierto es que el ritmo de creación de empleo se ha ralentizado en los últimos meses de 2017, pero «en el último año el desempleo se ha reducido en todas las franjas de edad». Es más, aunque «los más jóvenes son lo que tienen mayores tasas de paro», ese ha sido «el colectivo más beneficiado» por la creación de empleo en 2017, explica.

Además, dicha ralentización viene condicionada por una circunstancia fundamental. Y es que Burgos tiene ahora mismo una tasa de paro -según la EPA- del 11,08%, es decir, casi tres puntos por debajo de la media regional.

Tendencia

En principio, todos los indicadores apuntan a que la tendencia a la ralentización en el ritmo de creación de empleo se prolongará durante este ejercicio, si bien, el informe del ECOVA aporta un dato complementario y de suma importancia. Y es que, tanto la renta disponible de las familias como la confianza mejoran sensiblemente. Esa circunstancia se está notando en el incremento de la demanda interna, que ha compensado la caída registrada en el volumen de exportaciones (un 7,7% anual).

Una caída que, no obstante, hay que contextualizar. Y es que, según, De Margarida, «el sector exportador de Burgos sigue todavía muy fuerte y diversificado». El objetivo ahora es mantener esa dinámica «ante los vaivenes geopolíticos», que pueden obligar a las empresas burgalesas a posicionarse en «mercados emergentes».

Asimismo, desde el ECOVA se pone el acento en otro aspecto. Y es que, el índice de pymes y micropymes de Burgos es todavía muy elevado. Un 92,04% de todas las empresas de la provincia (25.811) tienen menos de 5 trabajadores, lo que supone un hándicap en el ámbito de la competitividad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos