Los empresarios prevén una ralentización del crecimiento del empleo

Los responsables de FAE presentaron el último informe sobre Confianza Empresarial./BC
Los responsables de FAE presentaron el último informe sobre Confianza Empresarial. / BC

El Índice de Confianza Empresarial de FAE confirma que el primer semestre ha sido bueno en términos generales, si bien, las perspectivas para el segundo semestre son más austeras

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

La economía burgalesa continúa creciendo, pero lo hace a un ritmo menor que el registrado en los últimos años y las previsiones de cara al segundo semestre del año mantienen esa tendencia. Esa es al menos una de las principales conclsuiones del informe sobre el Índice de Confianza Empresarial elaborado por la Confederación de Asociaciones Empresariales (FAE), un documento redactado en base a las encuestas realizadas a un centenar de empresas de la ciudad que arroja luces y sombras a partes iguales.

Primero las luces. Parece que los momentos más complicados de la crisis se han superado ya y Burgos encadena varios años de crecimiento en todos los grandes datos económicos. Así, el 52% de las empresas encuestadas reconocen que en el primer semestre de 2018 han facturado más que en el mismo periodo del año anterior. Por su parte, el 37% reconocen que han mantenido el volumen de facturación y tan sólo el 11% aseguran haber facturado menos.

Algo similar sucede al hablar del empleo. Y es que, el 43% de las empresas que han participado en el informe han aumentado sus plantillas, mientras que el 51% las han mantenido y sólo el 8% las han reducido.

También se ha detectado una buena tendencia en el ámbito de las exportaciones. Así, de todas las empresas encuestadas, que representan a todos los sectores productivos implantados en la ciudad, el 40% vende en el exterior. Y todas ellas lo han hecho en el primer semestre con los mismos o mejores resultados que en el mismo periodo de 2017.

Ralentización

Sin embargo, y a pesar de que todas estas esta variables permiten dibujar un escenario económico favorable, el futuro a corto y medio plazo de la economía burgalesa arroja algunas dudas. Al menos por parte de los empresarios, que consideran que el crecimiento se va a relentizar en los próximos ejercicios. De hecho, ya está pasando. No en vano, la creación de empleo en el primer semestre ha sido 13 puntos inferior a la registrada en la primera mitad de 2017, cuando el 56% de las empresas encuestadas incrementaron sus plantillas.

Vista la situación, la previsión a la baja que suelen manifestar los empresarios a medio plazo se ve sustentada en esta ocasión con más argumentos. De esta forma, solo el 38% de los encuestados prevé facturar más en el segundo semestre que en el primero, mientras que el 52% confía en mantener sus resultados como hasta ahora.

Esta circunstancia se profundiza en el ámbito del empleo. Y es que, sólo el 8% de las compañías prevé crear empleo en el segundo semestre del año, mientras que el 85% esperan mantenerlo y el 8 % temen que se verán obligados a recudir plantillas. Se trata, en todo caso, del peor escenario dibujado por los empresarios en este sentido desde que comenzó a elaborarse el Índice de Confianza Empresarial en 2014.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos