Las empresas ganaron más dinero pero crearon menos empleo en 2018

Sede del Banco de España en Madrid. /R. C.
Sede del Banco de España en Madrid. / R. C.

Sus beneficios crecieron un 5% por el consumo doméstico aunque la creación de puestos de trabajo apenas mejoró un 1,5%, casi la mitad que el año anterior, según el Banco de España

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Las empresas cerraron en 2018 uno de los mejores años tras la crisis en términos de ganancias para esos negocios. La expansión de la economía española, que siguió avanzando a un ritmo cercano al 3%, les permitió mejorar sus beneficios ordinarios en un 5%, lo que supone tres décimas más de los registros del año anterior, cuando esos mismos resultados avanzaron un 4,7%.

Así lo recogen las estadísticas del último Boletín Económico del Banco de España con los datos de la central de balances del supervisor, que analiza la realidad por la que han atravesado unas 1.000 compañías -exluidas las meramente financieras-, en el que se constata cómo «el mayor dinamismo de la demanda interna» influó de forma determinante en la evolución de estos negocios. «Las compras y las ventas en España ganaron peso» en esas cuentas de resultados frente al año anterior. El consumo doméstico creció a un ritmo del 2,3% en 2018 y fue el pilar por el que España consiguió situarse entre las economías con mejores ratios a pesar de la ralentización del comercio mundial y del resto de países europeos.

Esas ganancias registradas por las empresas españolas se vieron incrementadas aun más por la obtención de resultados extraordinarios, con ingresos atípicos que tuvieron un impacto «muy positivo» para las compañías analizadas, principalmente por la «existencia de alguans operaciones de ventas de activos financieros que generaron cuantiosas plusvalías», señala el Banco de España. Por ello, los resultados obtenidos se duplicaron con respecto a los de 2017.

A pesar de este contexto de dinamismo empresarial, el empleo no evolución de forma paralela a los beneficios. Porque el número medio de trabajadores de estas empresas aumentó un 1,5%, un repunte mucho más moderado que el registrado en el ejercicio anterior, cuando había mejorado un 2,4%.

El incremento de las plantillas fue mucho menor entre las grandes empresas, donde ese aumento se situó en la media del 1,5%, que entre las medianas empresas, donde el número de trabajadores contratados avanzó un 4,4%. De esa realidad subyace también el hecho de que los gastos de personal, que de media crecieron un 3%, aumentaran casi un 6% en el caso de las pymes, prácticamente el doble de lo que lo hicieron en las grandes corporaciones analizadas.

Las remuneraciones también registraron un «ligero repunte» el año pasado, cuyo avance se situó en el 1,5% frente al 0,5% del ejercicio previo. Esta evolución se explica por el impulso que tuvieron los sectores del comercio y la hostelería, y también en el industrial, cuyos costes laborales aumentaron un 3,1% y un 2,4%, respectivamente. Sin embargo, en el resto de actividades, los incrementos salariales fueron muy escasos, con un alza mínima del 0,7%.

El informe del Banco de España también señala que el impulso del empleo en 2018 se debió principalmente a la contratación de personal fijo, que creció casi un 2%, en línea con los datos ya expresados por la última Encuesta de Población Activa (EPA), donde se señalaba un auge de los contratos indefinidos durante los últimos meses. En el lado contrario se encuentran los temporales, cuya evolución fue negativa en 2018 al caer un 0,1%, afectado por la negativa evolución de algunas de las empresas de esta muestra que realiza el supervisor.

Además, los ratios de endeudamiento descendieron, así como las cargas financieras que soportan los negocios en España, debido fundamentalmente a unos tipos de interés que siguieron anclados en mínimos históricos y que permitieron mayor holgura a las cuentas y balances de todas las compañías.