La CNMV pide relevar a un hombre por una mujer en los consejos de empresas para llegar al 30% en 2020

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, durante la última junta de accionistas de la entidad. /A. Aja
La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, durante la última junta de accionistas de la entidad. / A. Aja

Las mujeres sólo representan el 24% de los consejeros y el 16% de los puestos de alta dirección en las sociedades cotizadas

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

La igualdad de género se sigue haciendo hueco entre las cúpulas de las grandes empresas, aunque da la impresión de que casi a regañadientes. Al menos, así lo reflejan los datos publicados ayer por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), puesto que a las puertas de la segunda década del siglo XXI ni siquiera uno de cada cuatro puestos dentro de los consejos de administración de las empresas cotizadas es ocupado por una mujer.

Al cierre de 2018 representaban el 23,9% y, si bien supone un crecimiento de 1,1 puntos respecto al ejercicio anterior, a ese ritmo tardarían casi seis años en alcanzar el objetivo establecido en el Código de Buen Gobierno elaborado por el regulador del mercado para estas compañías, que lo sitúa en al menos el 30% para 2020. Por ese motivo, sus responsables han optado por realizar una propuesta muy directa.

«Si cada empresa cotizada sustituyera a uno de sus consejeros por una mujer se cumpliría» dicho nivel, apuntan en su último informe sobre esa materia. De hecho, en las grandes compañías que operan dentro del índice selectivo Ibex-35 se superaría para llegar hasta el 31,5%.

En cualquier caso, continúan sin tener una presencia importante y eso que es precisamente dentro del Ibex donde las mujeres logran mayor visibilidad. A finales del ejercicio pasado había 110 consejeras, siete más que en 2017, pero solo cuatro (una más que el año anterior) tenían carácter ejecutivo –es decir, mandaban dentro de sus empresas–, solo el 5,4% entre todos los líderes.

La banca confía más

La cabeza visible de esas ejecutivas es Ana Botín, presidenta de Banco Santander. También dentro del sector financieroMaría Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter, tiene una relevancia muy significativa. Banco Sabadell e Indra completan la lista de grupos que más apuestan por la capacidad femenina para el liderazgo.

La banca sería el sector que más confiaría en las mujeres para administrar sus compañías pues son las sociedades que tienen un número mayor de consejeras, al menos en el Ibex. Santander y CaixaBank cuentan con cinco cada una; BBVA, cuatro; y Banco Sabadell, tres. Las compañías energéticas también apuestan por ellas de forma decidida, aunque no para labores ejecutivas: Siemens Gamesa tenía seis mujeres en su órgano de administración, Red Eléctrica otras cinco y Repsol tres.

En el lado opuesto, y aunque todas las grandes empresas cotizadas (las del Ibex) tienen ya representación femenina en sus consejos, en tres de ellas (Naturgy, Técnicas Reunidas y Colonial) casi es simbólica con solo una mujer. Y en otras ocho firmas no pasan de dos, entre ellas Bankia, Endesa y Ferrovial.

Solo entre las empresas de menor tamaño, cuya cotización era en ese momento inferior a 500 millones de euros, la presencia de mujeres ejecutivas resulta un poco mayor: cinco en total, lo que representa el 6,4% entre este tipo de cargos. Por el contrario, en las compañías con mayor valor bursátil (aunque fuera del Ibex) solo había una, lo que supone el 1,7% y la mitad que el curso pasado.

Si consideramos todas las empresas que operan en la Bolsa, había 271 consejeras cuando concluyó 2018, lo que representa el 19,9%, un punto más que el ejercicio precedente. No obstante, dos de cada tres eran independientes –es decir, no habían sido promovidas desde dentro de la compañía– para sumar 163, mientras que 72 tenían carácter dominical (casi el 16%), los puestos de menor relevancia en estos órganos.

Más directivas

Solo una decena de las consejeras de todas las firmas cotizadas desempeñaban un cargo ejecutivo, únicamente el 4,7% del total. Sin embargo, el nivel de representación en cargos superiores aumenta si se considera a las mujeres que ocupan puestos de alta dirección en las empresas (excluidas, eso sí, las que forman parte de los órganos de administración); en conjunto eran 171 al terminar 2018, lo que supone el 16%. Entre las compañías de inferior tamaño el poder de las mujeres es todavía más reducido. Según la CNMV solo hay una ejecutiva (CAF) en los consejos de las 39 sociedades con un valor bursátil superior a 500 millones y cinco (el 6,4%) entre las 64 con una capitalización inferior.

También en materia retributiva hay desigualdad. El promedio aritmético de las retribuciones de las consejeras en el Ibex es un 62% inferior al de los hombres, con especial incidencia en Merlin, Inditex y Naturgy.