Competencia multa a las grandes tabaqueras y su distribuidora con casi 58 millones por compartir información

Vista general de diferentes marcas de tabaco en un estanco./ Antonio de Torre
Vista general de diferentes marcas de tabaco en un estanco. / Antonio de Torre

La CNMC estima que el resultado final fue la «eliminación de la competencia» para mantener el dominio de Philip Morris, Altadis, JT Internacional y Logista

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha sancionado a las principales empresas de tabaco, Philip Morris, Altadis, JT Internacional Iberia, junto a la compañía Logista, con un total de 57,71 millones de euros por intercambiar información sensible del mercado entre ellas frente a terceros. Según su resolución, la propia distribuidora lideraba estas prácticas contrarias al juego del libre mercado -«con el consentimiento de los fabricantes», destaca- a fin de facilitar datos de venta de sus competidores y con el objetivo último de «eliminar así la competencia».

El mercado de tabacos, explica el órgano que preside José María Marín Quemada, tiene «unas características especiales». La importación y distribución mayorista está liberalizada desde hace años, aunque previa obtención de licencia del Comisionado del Mercado de Tabacos (CMT). A su vez, los distribuidores de este tipo de productos tienen obligación de suministrar a todos los minoristas nacionales, donde aún existe un monopolio del Estado a través de las 13.000 expendedurías de tabaco, que son precisamente el principal canal. Además, el 80% del precio son impuestos.

Conforme al resultado final de las investigaciones de la CNMC, que se han prolongado varios meses, Logista ha estado facilitando a todos los fabricantes de tabaco con los que tiene suscrito un contrato de distribución «información diaria y gratuita sobre ventas a los estancos». Estos datos estaban desglosados según las marcas de todos los fabricantes a los que distribuye y, además, por provincias, datos que -resalta el órgano- «distan mucho» de los que publica mensualmente el CMT.

Esa información permitía a los fabricantes «conocer con total precisión y en tiempo real el patrón de comportamiento de todos los consumidores del mercado», así como la reacción de la demanda en cada provincia para cada una de las marcas y categorías ante modificaciones de precios. Lo mismo pasaba con el lanzamiento de nuevos productos. Esta clase de datos no sólo correspondía a las marcas con las que trabaja normalmente Logista, sino también de las de sus competidores.

Mantener el 95% del mercado

A través de una aplicación informática, las multinacionales sancionadas «consentían el acceso de terceros siempre sus rivales les permitieran el acceso a los suyos». «El efecto de tales prácticas ha sido eliminar la competencia», concluye su análisis, al que añade que desde 2008 la cuota de mercado de las principales empresas tabaqueras que operan en España -Philip Morris, Altadis, JT Internacional Iberia y British American Tobacco dominan el 95% del mercado- se ha mantenido estable.

Por todo ello, la Comisión considera «acreditada» una infracción «única y continuada muy grave» del artículo 1 de la Ley 15/2007, y del artículo 101 del Tratado Fundacional de la UE, consistente en «el intercambio de información sensible relativa a las ventas de cigarrillos» desde 2008 hasta, al menos, 2017. Las multas impuestas a las compañías responsables, que se pueden recurrir ahora ante la Audiencia Nacional y pedir su suspensión temporal, se desglosan de la manera siguiente conforme a su volumen: Logista, 20,98 millones de euros; Philip Morris España, 15,29 millones; Altadis, 11,42 millones; y, por último, JT International Iberia, 10 millones.