La fusión de Renault y Fiat se topa con las dudas de Nissan, socio del fabricante francés

La fusión de Renault y Fiat se topa con las dudas de Nissan, socio del fabricante francés

El consejo de administración de la multinacional gala no alcanza un acuerdo en su primer debate serio sobre la operación y volverá a reunirse este miércoles

PAULA ROSASCorresponsal en París (Francia)

El consejo de administración de Renault estudiará este miércoles la fusión con Fiat Chrysler Automobiles (FCA) después de que el martes, tras casi cuatro horas de reunión, no consiguieran llegar a un acuerdo. El proyecto ha recibido un apoyo condicionado del Gobierno francés, pero Nissan, socio de Renault y con dos miembros en el consejo de administración del grupo galo, aunque no se opone en principio a la operación, ha sembrado dudas sobre si participará de la futura alianza. La propuesta de fusión a partes iguales con FCA seguirá siendo «estudiada con interés», según un comunicado del grupo. En caso de aprobarse, se abriría un periodo de negociaciones que duraría entre 9 y 12 meses.

Renault deberá aclarar las dudas que aún alberga su socio nipón. Su presidente, Jean-Dominique Senard, viajó la semana pasada a Japón para discutir la posible fusión, pero el lunes por la noche, el CEO del fabricante asiático, Hiroto Saikawa, aseguraba que el acuerdo de fusión con FCA «requeriría una revisión fundamental de la actual relación entre Nissan y Renault». Nissan no puede bloquear el acuerdo porque no tiene derechos de voto en Renault -aunque ostenta el 15% de las acciones-, pero su beneplácito se considera fundamental para que la fusión tenga éxito.

El otro punto espinoso del acuerdo, las exigencias del Estado francés, sí parece haberse despejado. El Gobierno galo y FCA consiguieron limar asperezas en una dura negociación que acabó la noche del lunes y en la que París consiguió, según Reuters, garantías suplementarias sobre el empleo en Francia y una sede operacional en París para el grupo que nazca tras la fusión. Francia ha batallado también para conseguir un dividendo excepcional para los accionistas de Renault, ya que numerosos expertos consideran que sus títulos están subestimados.

El Estado francés, que posee un 15% de las acciones, ha presionado asimismo para mantener un asiento en el futuro consejo de administración y así poder tener derecho de veto sobre los nombramientos. Según lo acordado, París tendrá uno de los cuatro sitios que corresponden a Renault y Fiat Chrysler tendrá otros cuatro.

Vehículos eléctricos

John Elkann, presidente del fabricante italo-americano y nieto del mítico presidente de Fiat Gianni Agnelli, se convertiría en el CEO del nuevo grupo, según fuentes cercanas a la negociación citadas por AFP, mientras que Jean-Dominique Senard, actual presidente de Renault, ostentaría la dirección operacional.

De la fusión que ahora se negocia saldrá el tercer grupo mundial del sector del automóvil, con un valor en Bolsa de 33.000 millones de euros y capacidad para producir 8,7 millones de vehículos al año. Renault abrirá la puerta a Fiat Chrysler a la fabricación de vehículos eléctricos, con los que ya tiene experiencia, especialmente con su pequeño modelo urbano Zoe, mientras que el grupo italo-americano aportará una presencia rentable en el mercado norteamericano, donde está muy presente con los SUV y camionetas pick-up.

Al margen del proceso de fusión con Fiat Chrysler, el consejo de administración de Renault analizó también este martes las presuntas irregularidades atribuidas al antiguo presidente de la alianza que tiene con Nissan, Carlos Ghosn. Según AFP, una auditoría interna llevada a cabo por ambas compañías en el seno de su filial común RNBV, con sede en Holanda, ha identificado 11 millones de euros en gastos sospechosos que habría realizado el empresario brasileño. Los responsables del grupo quieren que Renault explore con Nissan las «acciones judiciales» que podrían iniciarse en Holanda.