Iberdrola cambia su marca de distribución eléctrica por i-DE

Empleados de mantenimiento de i-DE, Redes Eléctricas Inteligentes, nuevo nombre de Iberdrola Distribución Eléctrica./i-DE
Empleados de mantenimiento de i-DE, Redes Eléctricas Inteligentes, nuevo nombre de Iberdrola Distribución Eléctrica. / i-DE

La compañía cuenta con más de 11 millones de puntos de conexión en España y está presente en una decena de comunidades autónomas

R. C.Madrid

Iberdrola quiere renovar su imagen y para ello ha lanza una nueva marca para su actividad de distribución eléctrica en España, con el objetivo de ser vista como el estandarte de «un nuevo modelo energético, más limpio, eficiente y sostenible». La compañía pasará a denominarse así 'i-DE, Redes Eléctricas Inteligentes', sustituyendo a su nombre tradicional de Iberdrola Distribución Eléctrica.

i-DE cuenta con más de 11 millones de puntos de conexión y tiene su foco en tres ejes: la mejora del servicio, el cuidado del entorno y la transición energética, «favoreciendo la movilidad sostenible, las ciudades inteligentes y el consumo descentralizado, mediante el uso de redes inteligentes». Estas, según explica Antonio Espinosa de los Monteros, consejero delegado de la compañía, «son el sistema circulatorio del nuevo modelo energético y la plataforma necesaria para la transición hacia una economía descarbonizada, basada en energías renovables».

No obstante, advirtió de que «liderar esta transición y hacerla posible requiere de un marco retributivo que fomente la calidad y la eficiencia, incentive la digitalización y promueva la innovación». La actividad de redes de distribución de Iberdrola contempla la planificación, construcción, y mantenimiento de las líneas eléctricas, subestaciones, centros de transformación y otras infraestructuras, así como la operación de ese sistema para distribuir la energía de forma eficiente entre los diversos agentes.

El sistema de distribución que la nueva marca de Iberdrola opera en España incluye 270.000 kilómetros de líneas eléctricas, con presencia en una decena de comunidades autónomas y 25 provincias, atendiendo a una población de 17 millones. Además, es la que mayor número de instalaciones de generación distribuida (más de 41.000) tiene conectadas a sus redes en el país.

En 2018, el negocio de distribución de Iberdrola invirtió casi 500 millones de euros en el país y prevé destinar durante el período 2018-2022 casi otros 2.000 millones a la mejora de la calidad de servicio, nuevas conexiones de suministro y de generación renovable, así como la digitalización de la red. i-DE tiene también un relevante efecto tractor sobre la economía, con la generación de más de 10.000 empleos totales (directos y a través de sus proveedores), además de compras por valor de 500 millones a 2.000 empresas locales.