La industria cementera prevé más cierres de fábricas

La multinacional Cemex cerró sus plantas en Almería y Mallorca tras culminar un expediente de regulación de empleo (ERE) para 188 trabajadores./EFE
La multinacional Cemex cerró sus plantas en Almería y Mallorca tras culminar un expediente de regulación de empleo (ERE) para 188 trabajadores. / EFE

Lo achaca a la desaceleración de la demanda, el encarecimiento de la factura energética y la nueva normativa europea de emisiones de CO2

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Se avecinan más cierres de fábricas en España. Al menos es lo que temen los responsables de Oficemen, la patronal de la industria cementera, por la «paralización» de la obra pública en España -las licitaciones se vienen recuperando, aunque a ritmo aún lento respecto a la crisis- y el encarecimiento de su factura energética.

El resultado es una clara desaceleración de la demanda de este producto clave para la construcción, que en 2018 ya bajó de los dos dígitos -en 2017 había crecido un 11%-para situar su avance anual en el 8% y que en 2019 se moverá en una horquilla del 3% al 6%. Según el balance presentado este martes por Oficemen, el último ejercicio se consumieron 13.4 millones de toneladas de cemento, solo un 40% de lo que el sector estima un negocio «normalizado». y las exportaciones cayeron un 12%.

Ello ha provocado que las 29 fábricas operativas en el país presenten hoy en día un problema de «sobrecapacidad» de producción. Y eso pese a que muchas operan ya a la mitad de su ritmo habitual, incluso solo un tercio de su capacidad.

Además, se quejan de que el precio de la electricidad que consumen es «hasta un 30% superior» a los países de su entorno, y además la nueva normativa europea de derechos de emisión de CO2 elevará sus costes. Por eso la patronal estima que «no es descartable que más compañías se planteen medidas de reestructuración industrial similares a las de Cemex».

Cemex

La multinacional mexicana cerró sus plantas en Almería y Mallorca tras culminar un expediente de regulación de empleo (ERE) para 188 trabajadores. No obstante, aún mantiene fábricas abiertas en Alicante, Valencia,Toledo, Tarragona y Zaragoza, e incluso ahora se está planteando abrir un nuevo centro en Asturias.

En cualquier caso, en caso de que «no se recupere el nivel de actividad normal» del sector, desde Oficemen consideran que un eventual cierre de alguna instalación por parte de cualquier empresa cementera podría ser una «decisión lógica».