Endesa instalará 8.500 'electrolineras' por toda España en cinco años

Un coche eléctrico cargándose. /RC
Un coche eléctrico cargándose. / RC

La compañía pide «evitar que nos pueda la ansiedad» por querer cerrar las centrales nucleares y de carbón

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Endesa va a aprovechar el impulso que va a tener el coche enchufable en los próximos años para instalar hasta 8.500 puntos de recarga eléctrica por toda España hasta 2023, en un plan anunciado hoy por la compañía, cuyo consejero delegado, José Bogas, ha calificado como «muy ambicioso». La empresa también ha visualizado la posibilidad de ampliar su negocio con las conocidas popularmente como 'electrolineras' ante lo que considera una de las «barreras» que por ahora impiden la implantación de este tipo de vehículos.

Lo hace apenas dos días después de que el Gobierno anunciara su intención de prohibir la matriculación de vehículos de turismo de combustión que funcionen con gasolina o diésel, a partir de 2040, así como una restricción a su circulación diez años después. Para acometer su plan, Endesa destinará unos 65 millones de euros con los que implantará los puntos de recarga en lugares públicos en dos fases.

En un primer periodo, que abarcará hasta 2020, se establecerá una red de 2.000 puntos de recarga que conectarán las principales ciudades con más de 35.000 habitantes y carreteras, para cubrir los 15.000 kilómetros de principales autovías, nacionales y autonómicas, con la que pretende garantizar una cobertura al 75% de la población. Estas 'electrolineras' permitirán a los conductores recargar sus vehículos cada 100 kilómetros. La segunda fase, entre 2021 y 2023, supondrá la implantación de otros 6.500 puntos de acceso público, como centros comerciales, aparcamientos, hoteles, áreas de servicio y distintos lugares de la vía pública, muy centrados en las zonas urbanas, incluidas las islas. Además, Endesa desarrollará puntos en parkings privados de particulares y de compañías, con los que alcanzará las 100.000 instalaciones de recarga.

Bogas ha indicado que este plan supone «un paso fundamental que quitar una de las barreras para impulsar la electrificación de la economía». El ejecutivo de Endesa ha aclarado que el sistema eléctrico será capaz de soportar en el futuro toda la demanda de particulares y empresas, así como de estas 'electrolineras', y que se hará en su mayor parte con energía renovable. De todos los puntos de recarga públicos, el 50% serán de carga rápida, otro 35% normal y un 15%, ultrarrápidos.

Sin «ansiedad» por cerrar nucleares

Por otra parte, José Bogas ha recomendado al Gobierno y los agentes del sector energético «evitar que nos pueda la ansiedad» a la hora de planificar el cierre de las centrales nucleares, de las que Endesa tiene una buena parte del accionariado. Ha instado a realizar una transición energética «inteligente y gradual» donde se descarbonice la economía, pero a la vez se garantice el suministro del sistema. «Irán cerrando», ha afirmado Bogas en relación con las nucleares, «pero de forma planificada».

En lo relativo a sus centrales de carbón, el consejero delegado ha instado al próximo miércoles, cuando Endesa actualizará su plan estratégico, para determinar cuál será su actuación con respecto a este tipo de plantas, que el Gobierno prevé que vayan cerrando en los próximos años, salvo las cinco que han realizado importantes inversiones para cumplir con los requisitos ambientales de la UE.

 

Fotos

Vídeos