Ernesto Antolín, distinguido con el FAE de Oro 2018

Ernesto Antolín./Gabriel de la Iglesia
Ernesto Antolín. / Gabriel de la Iglesia

El presidente del Grupo Antolin recogerá su galardón en una ceremonia que se celebrará el próximo 31 de mayo y en la que se conmemorará también el cuarenta aniversario de FAE

ICAL

La Junta Directiva de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Burgos (FAE) ha aprobado hoy por unanimidad, a propuesta de su Comité Ejecutivo, conceder el FAE de Oro 2018 al presidente del Grupo Antolin, Ernesto Antolín. El premio se entregará el próximo 31 de mayo en el Fórum Evolución coincidiendo con la celebración de una gala para conmemorar el 40 aniversario de la patronal burgalesa y supone el reconocimiento del grupo empresarial más emblemático de Burgos y su participación activa en la Confederación, desde la fundación de ésta en 1978.

Ernesto Antolin (Burgos, 1964) es el presidente de Grupo Antolin desde 2015 y está liderando el mayor plan de inversiones de la historia de la compañía: 900 millones entre 2017 y 2019 para reforzar las operaciones industriales y comerciales e impulsar la I+D+i. El objetivo es consolidarse como uno de los mayores fabricantes para interiores de coches del mundo y que Grupo Antolin sea un referente en innovación y tecnología.

Antes de asumir la presidencia, Ernesto Antolin fue vicepresidente de Grupo Antolin desde 1995. Ha trabajado en prácticamente todas las áreas de la compañía y cuenta con una importante experiencia en la parte comercial. Con poco más de 26 años, pilotó el lanzamiento de las operaciones industriales en Europa del Este y asumió la gerencia de la planta de Bohemia (República Checa).

También dirigió el arranque de las operaciones industriales y comerciales en Norteamérica. Para eso tuvo que convencer, uno a uno, a los fabricantes de coches de que los productos con sello español eran mucho más competitivos de lo que se hacía en aquel momento. Ernesto Antolin tuvo claro desde el principio que el futuro de Grupo Antolin pasaba por ser una empresa con una mayor presencia internacional y lideró ese crecimiento.

También ha realizado un importante esfuerzo por modernizar y profesionalizar la gestión de la compañía liderando su reorganización para adaptarse a las necesidades del mercado y ser más competitivos. Y ha sabido combinar el peso de la familia en el negocio con una gestión altamente profesionalizada en la que la clave es el trabajo en equipo.

Además de contar con el respaldo de un amplio y profesional equipo directivo, el presidente y la vicepresidenta María Helena Antolín se reparten la máxima gestión de Grupo Antolin con el consejero delegado, Jesús Pascual. Otro aspecto de su gestión viene marcado por el carácter familiar del grupo, lo que supone que la familia está completamente comprometida con el negocio y el futuro de la empresa y respalda al cien por cien al equipo directivo.

En 1995, cuando Ernesto Antolin fue nombrado vicepresidente, Grupo Antolin facturaba 150 millones de euros y su negocio se concentraba en un puñado de países. Hoy, la cifra de negocio se ha multiplicado por 35 y Grupo Antolin está presente en 25 países en cuatro continentes. Grupo Antolin es uno de los mayores fabricantes de componentes del mundo con una facturación de 5.037 millones de euros en 2017 y una plantilla de más de 26.000 personas. Ernesto Antolín es licenciado en Derecho y habla cuatro idiomas.

Grupo Antolin: principales hitos

Grupo Antolin es el sueño de dos emprendedores. De dos visionarios, que desde un taller en Burgos en los años 50 fueron capaces de crear una compañía con la que solventar las necesidades de los fabricantes de automóviles españoles. Los hermanos José y Avelino Antolin idearon en su taller una rótula de plástico que aumentaba la seguridad de los vehículos.

La tecnología fue muy bien recibida por el sector y permitió afianzar las relaciones con empresas de la época como Barreiros. Además, suscitó el interés de la principal compañía alemana de esta tecnología, Lemförder, con la que se creó una empresa conjunta en la que los hermanos eran socios mayoritarios. Así, llegaron pedidos de distintas partes del automóvil: asientos para Pegaso, elevalunas para Chrysler, cerraduras para Volkswagen. En la historia de Grupo Antolin hay una serie de fechas clave que han convertido a la compañía en el gigante que es hoy.

La primera de esas fechas es en 1979. Ese año, Seat encarga el techo para el Ronda. Ese pedido cambió la historia de la compañía. Grupo Antolin no había producido ninguno antes y lo que había en el mercado no convencía, así que –una vez más- se decidió mirar fuera e innovar. Y se dio con un producto radicalmente distinto al que existía (más ligero, más completo, más fácil de instalar) que abrió la puerta de otros fabricantes y ha permitido que hoy sea el líder mundial en la fabricación de estos productos.

En 1993 se pone la piedra de lo que ha sido una de las tarjetas de presentación de la compañía: la Dirección de Innovación. Grupo Antolin es sinónimo de innovación. Sus fundadores lo sabían y siempre destinaron los medios necesarios para que esta área fuese una de las principales ventajas competitivas de la compañía. En un mercado en el que los márgenes son estrechísimos, es clave contar con un departamento de innovación en contacto permanente con los clientes para adelantarse a sus necesidades.

1994 supone un paso clave para el futuro de la compañía y ayuda a comprender la filosofía de estos dos emprendedores. Los hermanos Antolin venden su participación en Ansa- Lemförder y los fondos obtenidos se reinvierten en Grupo Antolin para fortalecer el proyecto de expansión, según recuerdan fuentes dela patronal.

En 1995, tras el fallecimiento de Avelino Antolín, José Antolín asume la presidencia y Ernesto Antolin, con 29 años, se convierte en vicepresidente de la compañía. En aquel año, la facturación era de 150 millones de euros. José Antolin se centró en la parte técnica e industrial, mientras que el nuevo vicepresidente se encargó de la expansión internacional y comercial. En pocos años la compañía se establece en Estados Unidos -donde está presente en uno de cada tres coches-, en Brasil o, ya en pleno siglo XXI, en China. A día de hoy, Grupo Antolin cuenta con 149 fábricas en 25 países.

En 2014, la empresa también adoptó una importante decisión estratégica con la emisión de bonos con el objetivo de diversificar sus fuentes de financiación e impulsar su crecimiento. En 2015, la segunda generación de la familia tomó los mandos de la empresa. El fundador José Antolin fue nombrado presidente de honor, tras sesenta años dedicado a la empresa, y cedió la presidencia de Grupo Antolin a Ernesto Antolin, mientras que María Helena Antolin era nombrada vicepresidenta. El relevo se completó con la designación de Jesús Pascual, que contaba con una dilatada experiencia en la compañía, como nuevo consejero delegado.

A los pocos meses del relevo, Grupo Antolin cerró la mayor operación de su historia: la adquisición del negocio de interiores de Magna, lo que duplicó el tamaño de la empresa y consolidó a la compañía como proveedor líder y global en el interior del automóvil. En 2017 vendió la actividad de asientos para reforzar el crecimiento de sus cuatro grandes unidades de negocio: Techos, Puertas, Paneles de Instrumento e Iluminación. La compañía tiene en marcha el mayor plan de inversiones de su historia con el objetivo de impulsar su crecimiento internacional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos